El Burgos se mide al Sporting de Gijón este domingo con cerca de 2000 aficionados asturianos en las gradas y un gran ambiente previo.

El Burgos y el Sporting de Gijón miden sus fuerzas este domingo en El Plantío a partir de las 16,00 h. Otro partido de equipos históricos, con dos grandes aficiones que, pese al frío, calentarán el ambiente deportivamente durante el encuentro.

El Sporting llega a esta cita necesitado de puntos para salir de la zona peligrosa de la clasificación, actualmente ocupa el puesto 19 con 39 puntos, a 6 puntos del Burgos que es décimo con 45. El conjunto blanquinegro busca cuanto antes llegar a los 50 puntos que, a priori, marcan la permanencia matemática, y a partir de ese momento soñar con algo más grande esta temporada.

En la primera vuelta, este partido marcaba el inicio de la temporada, en la que el Burgos aparecía como un recién ascendido, ante uno de los favoritos al ascenso esta temporada. Sin embargo las cosas no le han ido como se esperaba al Sporting y es el Burgos el equipo que actualmente está por encima en la clasificación. Impensable hace siete meses.

Para este partido el técnico, Julián Calero, no podrá contar con Saúl Berjón, que sigue sin recuperarse, aunque se espera que la próxima semana pueda ya incorporarse al grupo, mientras quien vuelve al equipo es Grego Sierra, que ya se encuentra entrenando desde hace tres días con normalidad.

CALERO: «EL BURGOS NO HA TOCADO TECHO»

En entrenador del Burgos, Julián Calero, destaca la calidad de la plantilla del Sporting, «un equipo echo para estar arriba, con jugadores que sobresalen como los dos guardametas, Cuéllar y Mariño, así como Fran Villalba, Pedro Díaz o Djuka, si cunado comenzó la temporada nos hubieran dicho que a estas alturas les íbamos a sacar 6 puntos, algunos pensarían que estamos viviendo en los mundos de Yupi.»

Calero destacó en la previa del partido que los tres puntos son importantes para el Burgos porque «no tenemos todo echo, ni tampoco creo que hayamos tocado techo, pienso que el Burgos todavía puede crecer y podemos todavía exprimir más a este equipo, vamos a ver es posible en los próximos partidos».

Además el técnico del Burgos considera que el mal tiempo y el frío intenso no tendrá una gran repercusión en el partido: «Para nosotros no, que por eso nos llaman los hijos del frío, pero creo que para ellos tampoco porque en Gijón tampoco están acostumbrados a altas temperaturas, por lo que este frío no les afectará demasiado, son circunstancias a tener en cuenta, pero no creo que sea importante».