Servigest Burgos volvió a contar con el apoyo de su nutrida afición, unas 500 personas se acercaron al Talamillo, que pudieron comprobar cómo, en el partido más importante de la temporada para los burgaleses, los locales dieron la talla y mostraron que habían llegado a la cita perfectamente mentalizados de la importancia del encuentro y de cómo parar al conjunto rival.

El primer cuarto fue un verdadero festival ofensivo donde los dos equipos intercambiaban canastas pero no lograban acertar con la configuración de su defensa, algo que, seguro no hacía muy felices a sus espectadores pero disfrutaban los espectadores en la grada. Macek y Viso comandaban las anotaciones de ambos equipos, aunque el polaco contaba con la inestimable colaboración del coreano Gim, mientras que Viso  se encontraba muy solo en el cuadro vasco.

El partido permaneció muy igualado en esos primeros diez minutos, ya que aunque Zuzenak cogió la delantera de inicio, 5 a 8 en el minuto cuatro, los burgaleses le dieron la vuelta para conseguir una distancia de tres puntos tres minutos después, 15 a 12, distancia con la que se  inició el segundo cuarto, 19 a 16. Pero los siguientes minutos supusieron el despegue del equipo local en el marcador. Ahora sí que la defensa burgalesa se empezaba a hacer valer.

Los locales fueron capaces de mantener su ritmo anotador hasta el descanso, pero le dieron una vuelta de tuerca a su trabajo defensivo,  de modo que el partido se empezó a inclinar claramente a su favor. Fundación Vital Zuzenak paró el primer golpe burgalés, y todavía aguantaba, 27 a 22 a falta de cinco minutos para el intermedio, pero los puntos de Arredondo y Gim llevaron a continuación a la primera ventaja de diez puntos local, 35 a 25. Dos nuevas canastas de Macek y Gim dejaron el marcador con un resultado de 39 a 25 favorable a los burgaleses  tras la primera parte.

En la segunda parte se confirmó la tendencia ya iniciada en el segundo cuarto, y la diferencia no paró de crecer hasta los últimos minutos. Del 41 a 29 se pasó al 51 a 31, con un parcial de 10 a 2 que echaba por tierra las remotas posibilidades que los visitantes tenían de buscar la remontada. Macek seguía siendo un martillo pilón sobre el aro rival, y el abrumador dominio del rebote local no permitía ninguna oportunidad a su contrincante.

La diferencia siguió poco a poco aumentando hasta el 71 a 39 que el marcador mostraba a falta de algo más de tres minutos, pero de ahí al final los jugadores visitante hicieron gala de un gran orgullo y coraje  que les permitió conseguir un parcial de 0 a 8 para cerrar el partido. En una liga tan apretada en sus últimas plazas como parece que va a ser esta, quien sabe si esos puntos pudieran ser importantes en hipotéticos empates en la clasificación.

Lo primero que quiso hacer Rodrigo Escudero al acabar el partido era felicitar a sus jugadores. “Hemos trabajado muy duro durante la semana y el resultado ha sido el esperado.” Y  posteriormente pasó a analizar el encuentro. “La clave ha estado en el  segundo y tercer cuarto, donde hemos conseguido hacer unas grandes defensas y fruto de ello hemos dominado el rebote en ambos tableros, lo que nos ha permitido jugar acciones en ataque con más tranquilidad que en otras ocasiones. En definitiva, un partido coral, en el que cada jugador ha aportado su mejor versión en lo que mejor sabe hacer.”

Y no quiso dejar de lado dos importantes razonamientos: el agradecimiento a la afición, que llevó en volandas al equipo una vez más,  y la necesidad de mentalizarse de que se ha dado un paso importante pero no se ha conseguido nada todavía, por lo que hay que seguir trabajando muy duro.

Ficha técnica

71 – SERVIGEST BURGOS: Gim (17), Arredondo (10), Siaurusaitis (6), Macek (32) y Abdoul (2) -cinco inicial- Alvaro (4),  Ji (-) y Cruz (-).

47 – FUNDACIÓN VITAL ZUZENAK: Leep (5), Viso (23), Shokohi (8), Pérez (4) y García (7) –cinco inicial-   Eguiluz (-), y Ramos (-).

Parciales: 19-16; 20-9 (39-25); 19-10 (58-35); 13-12 (71-47).

Árbitros: López, De La Piedad y Uruñuela. Señalaron 15 faltas a los locales y 6  a los visitantes. Sin eliminados.