Análisis del Huesca-Burgos y notas de los jugadores blanquinegros uno a uno.

El partido Huesca-Burgos no pasará a la historia por ser un gran partido. Si cabe, por lo contrario, más si nos remitimos al hacer del equipo blanquinegro. Parece que hay acuerdo generalizado en que el equipo de Calero está en una de esas rachas, digamos, malas, que todos esperamos que se supere lo antes posible.

Es verdad que este tipo de periodos ya lo hemos sufrido en alguna otra ocasión durante la temporada. Parece normal. Pero quizá, en esta oportunidad, es cierto que parece acompañado de ciertos componentes que pueden hacer pensar que la solución no es sencilla y no estar al alcance de la mano.

El equipo no está fino. Y no solo en Huesca. Incluso la victoria del Fuenlabrada vino con un equipo paradito, relajado y que sufrió las consecuencias de errores propios de un equipo poco concentrado. En Huesca, quizá, sí fue, al menos hasta el momento, el que más dejó muestras de un equipo apagado, cansado o, como muchos apuntáis, relajado.

Pero donde más se nota el bajón es en el Plantío. El equipo parece haber perdido esas cualidades que tantas alegrías han dado a sus seguidores. Tras la derrota frente al Oviedo, y sobre todo, el empate contra la Real Sociedad B, las sensaciones de equipo tocado por una barita mágica parece haberse perdido y ahora las dificultades de solventar los partidos parecen haberse complicado mucho más.

Y es difícil responder a la pregunta que algunos nos hacemos: ¿el por qué? La respuesta quizá más cercana la podemos encontrar en el propio entrenador y esas “arengas” que dejó en alguna que otra rueda de prensa cercana y que algunos, entre los que me incluyo, no entendimos.

También me han apuntado alguna causa que se me hace cuesta arriba, pero que entra, como no puede ser de otra manera, entre las posibles: las primas. En este sentido, no son jugadores que, al menos quienes vienen de la temporada pasada, nos hayan demostrado escatimar esfuerzos.

Me apunto más, a lo mejor de forma equivocada, a creer que la temporada, larga y muy competitiva, ha generado esa situación de cansancio, tanto físico como mental, que lleva a pasar rachas negativas que se traducen en resultados no favorables e imágenes de juego no deseadas. Lógicamente, también acompañadas por una situación tranquila, debida, no lo debemos olvidar, al buen hacer durante el resto de la temporada que le ha permitido sumar 42 puntos y estar al pie de salvar la campaña cumpliendo el objetivo.

El próximo partido será el Tenerife en el Plantío. Una buena oportunidad para cambiar la imagen, sobre todo, mostrar esa cara que ha venido acompañando al equipo y que ha permitido lograr buenos resultados. Será la primera necesidad a salvar: cambiar la imagen y ver ese equipo correoso, tenso, que muestra intensidad y que se apunta a luchar por ganar el partido. Luego, el resultado, será otra cosa, pero con este equipo y su trabajo, uno bueno estará mucho más cerca.

El equipo está en proceso de desinfle. Esperemos que haya salido todo el aire que debía salir y que a partir de ahora se vuelva a inflar y volver a su volumen.

Las notas del partido

El mejor: Partidos como el del viernes hace complicado seleccionar a un jugador como el mejor. El nivel mostrado fue muy alejado de otros de anteriores partidos. Así que, esperando que solo sea esta vez, no vamos a destacar a nadie. (-)

Jose Antonio Caro: Quizá sea el jugador que más nota merezca. Hizo alguna parada de mérito y salvó al equipo de haber encajado algún gol más. Quizá falló en el gol. Su media salida quizá terminó de condenar la jugada, pero no fue el único responsable. (5)

Álvaro Rodríguez: Volvió al equipo tras su partido de sanción. Se echa de menos el Álvaro incisivo por banda y sus subidas. Defensivamente cumple, pero se espera más. (4)

Fran García: En la línea del equipo. Flojo. (4)

Aitor Córdoba: Nuevamente destacó la línea defensiva y concretamente los centrales. En general mantuvieron al rival evitando que generara oportunidades. (5)

Miguel Rubio: Estuvo correcto en la mayor parte del partido. El gol en propia puerta le rebaja la nota, pero su acción es comprensible. (4)

Michel Zabaco: En la línea de sus compañeros en la zaga. Sin errores a destacar. (5)

Elguezabal: Cometió errores graves en la salida del balón con pérdidas innecesarias. Nubla su labor defensiva. (4)

Miki Muñoz: Tuvo menos juego que otras tardes. Perdió demasiados balones y le faltó verticalidad sobre el área contraria. (4)

Valcarce: Su peor partido. Parado, lento, con pérdidas de balón y lo peor, en el gol debió emplearse a fondo en un balón que pudo pelear y que no respondió. Es preocupante el bajón de los últimos partidos, pero mucho más con jugadas como la del gol encajado. (2)

Ernesto Gómez: Volvió a ocupar la parte alta, algo más natural para él. En línea con el equipo se le esperaba más. (4)

Guillermo: Menos activo, también porque el equipo apenas tuvo capacidad de inquietar al rival. (4)

Raúl Navarro: Calero lo usó como revulsivo en el centro del campo tras el descanso. La apuesta no funcionó. Le faltan minutos tras su lesión para ver el nivel anterior. (4)

Juanma García: Lejos de su juego. Físicamente no está al mejor nivel y su intención no siempre es suficiente. (4)

Filip Malbasic: Ya lleva tiempo suficiente para que le podamos ver en otra versión. Volvió a estar desaparecido y no aportó nada con su entrada. (3)

José Matos: Sustituyó a Fran García. Con él el equipo podía tener más profundidad pero tampoco se logró. (4)

Alex Alegría: Saltó como último recurso pero el equipo era incapaz de llevar el balón al área con peligro. Eso sí, fue el protagonista del único remate en el partido en el minuto… 96. (4)

Julián Calero: Volvió al sistema de 5-2-3, pero no le funcionó. Pero no tanto por el planteamiento, sino por el ritmo de juego de su equipo, la falta de intensidad y concentración. Intentó modificar el equipo para buscar el empate pero, quizá, su apuesta, en el descanso, fue insuficiente. El equipo necesitaba un cambio drástico y solo con la entrada de Navarro no trasmitió el mensaje. Durante la segunda parte, sus intentos no lograron variar el rumbo del partido y su equipo se pasó el partido completo con tan solo un remate en el minuto 96 que terminó fuera. Su error fue no trasmitir a la plantilla la intensidad y la concentración necesaria para afrontar el partido. En su debe, esto lo apuntaba en partidos anteriores. (4)