Después de dos años de inactividad deportiva debido a la pandemia, el club de bolos del Plantío reinició la actividad con la celebración del campeonato de bolos de San Lesmes. Como consecuencia de las restricciones sanitarias, la junta directiva decidió posponer unas fechas más dicho campeonato, celebrándose con mes y medio de retraso, para el día de San José, fecha que también era festivo hace años en la capital.

El tiempo, esta vez sí, acompañó a los jugadores con una mañana más primaveral de lo que suele ser habitual a principios de febrero, que es la fecha de jugarse por la proximidad a la festividad del patrón de la ciudad.

En el aspecto meramente deportivo, tras una clasificación previa, los 10 mejores jugadores se dieron cita en la bolera de la calle Cascajera para dirimir el título. Cada jugador disponía de bolas a cada juego, (10 en total), y los cinco mejores pasaban a una segunda ronda en la que también tendrían otras 10 bolas, que sumadas a las anteriores, darían el vencedor final.

Al juego de la mano hubo hasta 5 jugadores que comenzaron con 60 bolos, adquiriendo una pequeña ventaja sobre sus rivales. Fidel Mata, Óscar Villalaín, Moisés Castañeda, Iván Martínez y Alberto Miñón tenían 16 bolos de ventaja sobre el sexto. Al castro mano el mejor fue el más joven de los finalistas, David Acero con 60 bolos y que había sido el mejor en la clasificación con una gran marca de 347 bolos, lo que le permitía meterse de nuevo en la pomada junto a Rodrigo Santamaría y los dos de las primeras posiciones. Fidel e Iván marchaban en cabeza con 111 bolos.

A la diabla hubo muchos premios haciendo pleno David y Rodrigo con 80 bolos colocándose en las dos primeras posiciones momentáneamente. Al castro diabla fue Óscar el mejor con 50 bolos quedando todo a expensas del pasabolo donde el mejor fue Moisés con 113 bolos. Sendos fallos de Fidel y Rodrigo los dejaron fuera de la pelea por el campeonato, saliendo beneficiados Alberto y David. Iván marchaba en primera posición con 293 bolos, seguido de Moisés con 283 y Óscar con 272. David 262 y Alberto más rezagado con 235.

 La segunda ronda comenzó con un Moisés pletórico al sumar 80 bolos que le situaban primero. Al castro mano Iván con 50 bolos le situaba un bolo por detrás de Moisés. Esta vez la diabla no fue decisiva ya que no destacó ningún jugador, pero al castro diabla donde Óscar volvió a sumar 50 bolos como en la primera ronda, quedando el pasabolo para decidir el título entre los 3, con ventaja mínima para Moisés sobre Iván y Óscar.

Óscar tiraba el primero saltando los dos bolos más 10 que prácticamente le daba el título. Iván saltó la primera pero erró en la segunda lo que dejaba el subcampeonato para Moisés y el tercer puesto para él. Por el cuarto puesto empataron David y Alberto jugando por sorteo a un juego, (la diabla), venciendo David 60 bolos a 40.

La clasificación final queda como sigue:

1º: Óscar Villalaín de Modúbar de San Cibrián con 557 bolos

2º: Moisés Castañeda de Sotragero con 547

3º: Iván Martínez de Villamiel de la Sierra con 506

4º: David Acero de Sotragero con 448

5º: Alberto Miñón de Zumel con 448

6º: Rodrigo Santamaría de Castrillo del Val con 234

7º: Félix Barquín de Villalbilla con 234

8º: Fidel Mata de Villamudria con 232

9º: Juan Carlos del Pino de Cubillo del Campo con 184

10º: Enrique Santidrián de Cuevas de San Clemente con 178