Tanto el equipo absoluto masculino como el femenino del club Castellae han ganado hasta el momento todos sus partidos en la Liga de Castilla y León. El pasado fin de semana se impusieron ante Logroño.

Equipo femenino del Castellae Burgos, que entrena Pablo Domingo.

Buen momento para el waterpolo burgalés, cuyos equipos absolutos en categoría tanto femenina como masculina encabezan sus respectivas clasificaciones en la Liga de Castilla y León, en la que participan junto con equipos de Zamora, Valladolid, Logroño y Oviedo.

SIN CONOCER LA DERROTA

Los dos equipos, tanto masculino como femenino, de categoría absoluta, vencieron la pasada jornada en Logroño. El conjunto femenino se impuso por 8-9 a las riojanas, mientras el masculino venció con más claridad por 9-12. En ambos casos los conjuntos burgaleses, cuando se lleva jugado el ecuador de la competición cuentan todos sus partidos por victorias, lo que les lleva a estar en los puestos punteros de la tabla.

El entrenador del equipo masculino, Ismael Gómez, en declaraciones a Burgosdeporte destaca el buen momento de los dos equipos de waterpolo de la ciudad: “Estamos contentos porque después de muchos años de trabajo contamos con unos equipos competitivos que están obteniendo buenos resultados”. Aunque reconoce que este buen nivel quizá no es suficiente para dar el salto de categoría: “Los mejores de la Liga de Castilla y León acceden a una fase nacional, en la que el nivel del waterpolo es muy alto, hace algunas temporadas nos clasificamos para jugar esta fase en Granada, pero apenas tuvimos opciones”.

Equipo masculino absoluto del Castellae, entrenado por Ismael Gómez,

Y TAMBIÉN HAY CANTERA

Sin embargo el waterpolo burgalés, después de muchos años de siembra, va recogiendo frutos e la cantera, donde cuenta con sendos equipos en categoría cadete y juvenil, con más de una treintena de niños y niñas que practican este deporte y que se desplazan a jugar también con el primer equipo. “En realidad en la cantera tenemos hasta prebenjamines, juegan con edades muy diversas, lo que hace que los resultados sean a veces abultados, como el pasado fin de semana en Logroño, pero lo importante es que jueguen y se diviertan practicando este deporte”.

Ismael Gómez nos comenta que: “El problema son las instalaciones para los entrenamientos, ya que no podemos usar la piscina de San Amaro hasta que está fuera del horario al público, y con los más pequeños esos horarios son inviables, hemos pedido horas para entrenar en la piscina de Capiscol, pero de momento no es posible, y lo estamos haciendo en Villalonquejar.”

Pese a todas las dificultades el Waterpolo en Burgos lleva muchos años de recorrido y está dando sus frutos en forma de cantera y con dos equipos absolutos que compiten bien. Hay futuro y muchas ganas de seguir trabajando.