El equipo burgalés cimentó su triunfo en un gran primer cuarto y su capacidad de sacrificio cuando apretó el conjunto local.

Fotos: Carlos Bernabé (Torrents Creativos)

Trabajada victoria del Tizona Universidad de Burgos ante un Reina Yogur Clavijo que luchó por la victoria hasta el último minuto después de un espectacular primer cuarto de los burgaleses (17-31). Los pupilos de Francis Tomé supieron aguantar los continuos envistes de los locales que hicieron sufrir a la plantilla azulona para volver a la senda de la victoria y acabar la semana en la segunda posición de la tabla.

Francis Tomé optó por el quinteto inicial más utilizado en los últimos encuentros después de recuperar efectivos y solo perder en la convocatoria finalmente a Peter Stümer e Iván Martínez que guardó reposo. El partido comenzó cómodo para los castellanos con un parcial de 0-8 en los tres primeros minutos de juego con los triples de Ale Bortolussi, Totte Alonso y dos libres de Dídac Cuevas que indicaba el camino a seguir ante un rival que salió demasiado frío.

Carlos Bernabé (Torrents Creativos)

El cuarto siguió el guion marcado, alternando canastas del Clavijo con el rodillo de un Tizona que se gustaba y que buscó dejar algún que otro detalle a la afición desplazada hasta la capital riojana. Dídac Cuevas probaba fortuna desde los nueve metros con acierto para aumentar la ventaja hasta los trece puntos (9-22), calentando motores para un final de cuarto con gran acierto exterior que acababa con una amplia ventaja de 17 a 31 para los burgaleses.

Los triples finales de los locales avivaron el partido, arrancando el segundo cuarto con un bonito intercambio de canastas que acababa con el triple de Totte Alonso y el alley-oop de Garmine Kande después de una gran asistencia de Dídac Cuevas que ampliaba la renta máxima a los diecisiete puntos (26-43) a cuatro minutos para el descanso.

El intento del Clavijo de volver al partido se frenaba en seco por un Tizona muy superior y muy cómodo sobre la pista del Palacio de los Deportes de La Rioja. Al descanso se llegaba con la máxima ventaja hasta el momento para un Tizona Universidad de Burgos muy superior (36-54) y con Totte Alonso realizando su mejor actuación de temporada con 14 puntos, un tres triples anotados, 4 rebotes y 22 créditos de valoración al intermedio.

Sin embargo, el paso por vestuarios dejó un partido muy distinto en la reanudación, pese al mate inicial de Corey Deberry y la canasta de Dídac Cuevas que imponía una nueva ventaja máxima para los burgaleses de veintidós puntos (36-58).

Francis Tomé, con la ventaja cosechada, dejó descansar a Alberto Ruiz de Galarreta que seguía recuperándose y jugó con tan solo ocho jugadores, que fueron sumando cansancio con el paso de los minutos.

Carlos Bernabé (Torrents Creativos)

Los riojanos querían pelear por el partido pese al duro golpe con el que se inició la segunda parte y aprovechaban cualquier error de los burgaleses para buscar un imposible. El recién incorporado a la disciplina logroñesa, Damián Balasko, abría el camino de un parcial de 9-0 que con un triple más de su mano y las canastas de Berni García y Gerard Jofresa, avisaban de las intenciones de los locales y obligando a Francis Tomé a frenar el partido para evitar males mayores (45-58).

La pizarra del técnico burgalesista devolvía la tranquilidad con los aportes de Totte y Corey ates de recibir un nuevo parcial de 6-0 por medio de Javi Marín y Rodri Gómez que ajustaban el encuentro al filo del final (51-62), llegando a un trepidante último cuarto con un marcador de 52 a 64.

El desgaste físico era evidente en ambos equipos en los últimos diez minutos de juego y la defensa iba a ser clave para conseguir el triunfo para cualquiera de los lados. Además, Pedro García veía la cuarta falta personal en el cuarto anterior, mermando mucho más al conjunto burgalés.

Antón Bouzán recortaba la diferencia hasta los diez puntos, barrera que el equipo burgalés no quería perder bajo ningún concepto. Rápido al rescate llegaba Luis Ferrando con un gran triple que mantenía la calma y la diferencia.

Con 57-71 en el marcador y medio cuarto por disputarse, Francis Tomé volvía a frenar el partido en busca de un revulsivo en una plantilla entregada, pero cometiendo demasiados errores ofensivos.

Pese a la presión local, el marcador rondó la barrera de los diez puntos hasta el final del encuentro. Con el triunfo ya asegurado, Tomé volvió a dar segundos a los canteranos Vichu y Adrián que esta vez viajaron con el equipo. Con el tiempo ya cumplido, un triple de Gerard Jofresa sobre la bocina, maquillaba un marcador que dejaba una importante victoria para un Tizona Universidad de Burgos que duerme este domingo desde la segunda posición de la tabla.

La temporada sigue y será el Zamora Enamora el siguiente rival de los burgaleses el próximo sábado en El Plantío, rival que ya sorprendió a los burgaleses en la primera vuelta y donde los pupilos de Francis Tomé quieren resarcirse.

FICHA DEL PARTIDO:

REINA YOGUR CLAVIJO CB: Miguel de Pablo (3), Yevgen Sakhniuk (8), Tomas Hampl (-), Javi Marín (-) y Gerard Jofresa (14). También jugaron: Rodri Gómez (12), Berni García (14), Antón Bouzán (5), Álex Rodríguez (7) y Damián Balasko (8). Entrenador: Jenaro Díaz.

Eliminado: Yevgen Sakhniuk.

CLUB BALONCESTO TIZONA UNIVERSIDAD DE BURGOS: Dídac Cuevas (16), Pedro García (9), Totte Alonso (16), Ale Bortolussi (9) y Garmine Kande (4). También jugaron: Papi Diene (-), Luis Ferrando (12), Javier Benito “Vichu” (-), Adrián González (-) y Corey Deberry (14). Entrenador: Francis Tomé.

Parciales: 17-31 / 19-23 (36-54) / 16-10 (52-64) / 19-16 (71-80)