Se impone al AD De Quel en un partido muy complicado.

Fotos: Jarcha/Burgosdeporte

El Círculo BigMat supo sobreponerse a las dificultades para conseguir una victoria importante ante su público frente a un duro rival, como AD De Quel que le puso las cosas muy complicadas.

Todo parecía favorable al equipo burgalés cuando en la primera jugada del partido, Adrián aprovechaba un buen pase de Pablo para marcar el primer gol. El partido se ponía de cara y además el equipo burgalés deba buenas sensaciones en la cancha, poniendo aprueba al guardameta visitante que evitó que la ventaja fuera mayor para los burgaleses en el primer tramo del partido.

Sin embargo fueron los visitantes quienes lograron el empate, a los 10 minutos por medio de Ezquerro. Una igualada que se rompía pronto ya que a los 16 minutos, Juanto culminaba una jugada local, con el segundo gol y dos minutos más tarde era el jugador de De Quel Victor quien introducía en su propia meta el 3-1 que suponía el gol de la tranquilidad, pero solo momentáneamente, ya que antes del descanso los visitantes reducían diferencias por medio de Bailón.

Con 3-2 y todo por decidirse se llegaba al descanso y en la segunda parte esperaban grandes emociones con dos equipos muy metidos en el partido, que se equilibró en cuanto al dominio del juego.

Fue Merino, a los 28 minutos quien lograba el 4-2 para el Círculo BigMat. Un gol importante que encarrilaba el partido para los burgaleses. Sin embargo todo se iba a poner cuesta arriba en el tramo final del partido con dos tarjetas rojas, la primera para Oli por una mano intencionada que buscaba evitar un gol visitante y la segunda para Pablo por protestar. Dos expulsiones que mermaban al equipo burgalés, que supo gestionar muy bien su tiempo hasta el final, para incluso consolidar su victoria.

El Círculo BigMat encajaba su tercer gol a los 37 minutos, por medio de Marco. El 4-3 ponía el partido con mucha emoción en los instantes finales, con un ambiente crispado en las gradas contra los colegiados por las dos expulsiones de jugadores locales. Sin embargo, el equipo entrenado por Raúl Zamora supo aguantar bien a su rival, que se arriesgó como era de esperar con portero- jugador, para terminar encajando dos goles en los últimos minutos, por medio de Guille, el 5-3 y Dani Burgos, el 6-3 definitivo, en sendas pérdidas de balón del equipo visitante que jugaba a la desesperada porque veía que se le escapaba el tiempo y el partido. En definitiva, un triunfo importante para el Círculo BigMat, con muchas alternativas, pero en el que los burgaleses demostraron carácter y veteranía para imponerse a sus rivales.