Visita al Clavijo riojano con toda la plantilla disponible.

El Tizona Universidad de Burgos arranca la segunda vuelta de la fase regular de la temporada visitando al Reina Yogur Clavijo de Logroño, un equipo que no está cuajando una buena temporada y al que ya venció el conjunto burgalés en la primera vuelta por 79 a 73. Para la cita, el conjunto burgalés recupera efectivos y Francis Tomé podrá disponer de todos sus jugadores.

Los riojanos llegan a la cita después de dos semanas sin competir debido a la Covid-19 que le hizo aplazar el partido ante el Zamora Enamora, siendo su último resultado de victoria en la visita al Aquimisa Carbajosa en el último partido de 2021, victoria que le hizo abandonar el último puesto de la clasificación que compartía con su rival.

El equipo dirigido por Jenaro Díaz ha cambiado ligeramente respecto al que visitó El Plantío en el arranque liguero con las incorporaciones de Berni García en el mes de octubre y de Danian Balasko que debutará con la camiseta logroñesa presumiblemente este domingo. El primero se ha convertido en una pieza clave en el esquema del equipo y que destaca por su capacidad de juego vertical y de dirección del equipo. El segundo, llega procedente de Liga EBA donde ha promediado 18 puntos por partido y destaca por su altura y capacidad reboteadora y que puede jugar tanto de escolta como de ala-pívot.

Como quinteto fuerte, en el Clavijo destacan Gerard Jofresa, máximo anotador del equipo y referente bajo el aro junto a Yevgen Sakhniuk, que ya demostró su potencial en la primera vuelta anotando 18 puntos.

En la dirección del juego, Antón Bouzan es el referente y segundo máximo anotador del equipo junto a Miguel de Pablo, que ha pasado de ser el canterano a ser titular con una aportación importante en el equipo tanto en anotación, cuarta mejor marca, como en el resto de factores.

También cabe destacar a Alejandro Rodríguez, Javi Marín y Guillermo Bastante completando el quinteto y las rotaciones.

En el análisis al rival, el técnico burgalesista, Francis Tomé, avisa de que “Clavijo es un equipo que lo ha estado pasando mal en el inicio de temporada, porque las derrotas hacen mucho daño pero que, poco a poco, y haciendo alguna incorporación, más el trabajo de sus entrenadores para ser constantes en el modelo de juego que quieren desarrollar, les está haciendo encontrar esas victorias”. El rival “poco a poco va saliendo de las últimas plazas de la clasificación y estoy convencido de que seguirán en progresión”.

Respecto a la plantilla azulona, Tomé explica que están “intentando recuperar las bajas con las que contamos para encontrar otra vez la normalidad en los entrenos y poder competir al máximo de nuestras posibilidades”.

Iremos a Logroño con el ánimo de dar nuestra mejor versión sin pensar en las adversidades con el objetivo de traernos una victoria que es muy importante para seguir arriba muy cerca de los mejores”, apunta.