La piloto burgalesa asegura en una entrevista que su objetivo es la mejor es lograr ser la mejor en T3.

Cristina Gutiérrez.- Foto: soymotor.com

Cristina Gutiérrez (Red Bull Off-Road Team Usa) ha completado el prólogo de 19 kilómetros que da comienzo a la 44ª edición del Dakar en sexta posición, a 44 segundos del primer clasificado en su categoría (T3 vehículos ligeros), el estadounidense Seth Quintero.

La piloto burgalesa, vigente campeona del mundo de su categoría en 2021, y que logró la primera victoria de una española en el Dakar 2021, se metió entre los mejores en la primera toma de contacto. Cristina Gutiérrez llega al Dakar en su mejor momento. Tras una temporada completa de preparación que estuvo cerca de verse truncada por una inoportuna lesión vertebral –dos vértebras rotas en Kazajistán–, se reenganchó con evidente éxito.

En una entrevista que publica la edición digital soymotor, Cristina destaca que: “Venimos de una temporada en la que me he sentido muy competitiva. Siempre he intentado ir de menos a más en todo momento y estoy satisfecha con el rodaje que hemos hecho y todo lo aprendido”. El pasado año Cristina se convirtió en la primera mujer en ganar una etapa desde que Jutta Kleinschmidt lo lograra en 2005.

En el Dakar muchos se preguntan dónde está el techo de esta piloto burgalesa que siempre está incordiando entre los mejores de su categoría, T3 y también superar a los T4. Su copiloto, François Cazalet, sólo tiene palabras de elogio hacia ella, como persona y como piloto. “Aunque pueda parecer tímida, es fuerte, una persona en la que puedes confiar. A ella no le interesa ser la mejor de las chicas porque su objetivo es ser la mejor de todos”.

Tras sus últimas actuaciones, Cristina figura en el grupo de favoritos para la victoria en los T3 y T4, pero ella calma las expectativas porque sabe que en el Dakar cuesta mucho marcar la diferencia y todo se puede ir al traste en un segundo.

“Mi objetivo es hacer un buen papel en el Dakar dentro de la categoría T3 y, ojalá, pueda alcanzar un podio. ¡Sería un sueño! Pero prefiero ser precavida, porque esta es la carrera más dura del mundo.  Seguro que llegamos a ella en un momento y espero aprovecharlo”, dice la burgalesa.