(Fotografía: Balonmano Burgos)

El UBU San Pablo Burgos afronta, en esta octava jornada de liga, una visita a la cancha del Balonmano Zamora Enamora este domingo, a las 12:00 horas, en un encuentro en el que los cidianos buscarán dos puntos que les den tranquilidad.

Nueva salida del conjunto burgalés, en esta ocasión a una pista muy conocida. Si bien es cierto que Burgos y Zamora nunca se han enfrentado en competición oficial, los encuentros de ida y vuelta en pretemporada se han convertido en un clásico del verano para ambos conjuntos.

Los dos equipos de Castilla y León llegan a este choque con la necesidad de puntuar, si bien con distintos objetivos. Los zamoranos no han iniciado la liga con buen pie y, actualmente, suman una sola victoria y dos empates que les colocan penúltimos en la clasificación con 4 puntos. Vencer el domingo al cuadro burgalés supondría reengancharse a la zona media de la tabla, mientras que una derrota podría dejarles casi definitivamente en el tren de cola.

Por su parte, el bloque rojinegro busca, esencialmente, encontrar el punto de regularidad que le está faltando en esta competición. La lesión de larga duración de Pinillos está siendo una baja sensible en las filas cidianas mientras que, en la enfermería, apuran la recuperación de varios jugadores que por distintas dolencias serán duda el domingo.

Con numerosos contratiempos, los de Nacho González buscarán un triunfo en el Ángel Nieto que los mantendría en la parte alta de la tabla y les daría un respiro justo antes del difícil encuentro de la próxima semana ante el líder de la categoría, el Club Cisne Colegio los Sauces.

No obstante, el técnico del UBU San Pablo no quiere mirar más allá y solo piensa en el duelo del domingo. «Tenemos que centrarnos en el siguiente rival, en hacer un buen partido e intentar tener buenas sensaciones», subraya el preparador. «En ese sentido, creo que Zamora está teniendo buenas sensaciones de juego y yo creo que está haciendo un buen balonmano», remarca.

González recuerda que ya se pudo ver el potencial de los viriatos en pretemporada y apunta que la tabla clasificatoria no muestra lo que el conjunto pistacho desarrolla en la cancha: «Si vemos los resultados, vemos que están en todos los partidos muy cerca de ganar a los equipos que están arriba. De hecho, el partido con Cisne estuvo muy igualado, a Soria el otro día le logró remontar…».

Para el vallisoletano, el próximo rival es «un equipo que hace buen balonmano». En concreto, «da mucho ritmo, va mucho a las acciones uno contra uno y es muy intenso en defensa». En definitiva, el del domingo será «un partido de tensión, bonito y que esperamos con ganas», finaliza.