(Fotografía: LaLiga SmartBank)

El delantero del Mirandés, Roger Brugué, ha sido titular en los dos últimos partidos. Ante el Fuenlabrada marcó y pudo dar la victoria a los rojillos en la recta final

La plantilla del Mirandés prepara con ilusión la siguiente cita liguera contra el Oviedo. Los hombres de Lolo Escobar regresan a Anduva con el firme objetivo de que no se escapen más puntos ante sus aficionados. “El punto de Fuenlabrada hay que hacerlo bueno en casa. Queremos ser fuertes en Anduva para tratar de tirar hacia arriba. Creo que el equipo está en una buena línea de trabajo. Ante el Huesca dimos un paso delante a nivel defensivo y ahora hay que encontrar el equilibrio. Arriba hay calidad y goles seguiremos marcando”, destaca Roger Brugué.

El conjunto jabato ha concedido menos ocasiones a su rival en los últimos partidos, pero por contra también ha creado menos peligro a excepción de los minutos finales en el Fernando Torres: “Era prioritario cortar la sangría de goles. Empezamos con la presión muy alta y vimos que podía ser el error. Ahora nos hemos juntado más para acortar al equipo y ser más sólidos. Creo que estamos recibiendo menos ocasiones que es lo importante. Es la línea a seguir, pero hay que ser más ambiciosos”.

El delantero catalán ha aprovechado al máximo sus minutos de juego. Ha visto puerta en cinco ocasiones y, tras la lesión de Simón, se ha hecho un hueco en el once inicial. “Hay momentos para todo. Tuve que ser revulsivo y lo hice tratando de dar lo máximo. Ahora quizá me toque jugar más, pero debo darlo todo desde el principio. Muchos partidos en Segunda se resuelven en los últimos diez minutos. Hay roles, pero todos son importantes”, apunta.