El conjunto burgalés se adelantó en el marcador pero el Laredo reaccionó y Nacho Heras falló un penalti que pudo cambiar el rumbo del partido.

Fotos: Jarcha/Burgosdeporte

Para ganar un partido de fútbol  no solo es necesario imprimir ritmo de juego, ritmo de circulación de balón, en definitiva, velocidad. Es más, muchas veces, incluso ese ritmo es contraproducente cuando tus jugadores está faltos de esa calidad necesaria para llevarla a cabo.

Digamos que, aún, no es el claro ejemplo del Promesas, pero tiene tintes de parecerlo. El equipo de Carlos Aguilera se metió en un lío y eso que, sin hacer nada, el partido le ofreció opciones para haberlo sacado adelante. Primero con un gol tempranero, obra de Sergio Esteban; y segundo, con un penalti que falló Nacho Heras y que pudo enderezar el rumbo.

Pero las cosas estaban a negar y el Laredo con pinceladas de calidad en su banda izquierda con un Riki que mareó a todos acompañado de Chus Puras y sobre todo de Peredo, fue capaz de dar más sensación de peligro y sobre todo de criterio sobre el terreno de juego. Gracias a eso, los cántabros neutralizaron la ventaja inicial con un gol de vaselina obra de Carral y a los vestuarios.

Mejoró la imagen del Promesas en la reanudación. Pero solo eso. Las ocasiones siguieron brillando por su ausencia y esta mejoría solo se traducía en acercamientos y un disparo raso al que respondió David Puras en una buena intervención. Y es que el equipo seguía emperrado en esos balones largos, al aire, en busca de algún jugador que apareciese por allí y eso es facilitar mucho la labor defensiva del contrario.

Promesas Laredo

Y en las jugadas a balón parado o centros laterales encontraban siempre un rival que impedía que la pelota llegara a un sitio más peligroso. Un rival o el mal servicio en centros de fácil rechazo por la defensa contraria. Y llegó la última oportunidad con el empate casi decantado. Barahona volvió a dar una de esas patadas a seguir que se quedó corta y baja y el rival recogió el guante. Contrataque mortal y gol. Rasines aprovechó la oportunidad para sumar tres puntos y mandar un claro mensaje al equipo burgalés. Si te ganan los que está por debajo de ti, a lo mejor es que es a ti a quien corresponde esa posición.

Ficha técnica:

Burgos CF Promesas: Óscar López, Dani Burgos (Sahuquillo, m.76), Iván Serrano, Puertas, Marcos Gil (Pineda, m. 62), Asier Barahona, Gabri Ortega, Nacho Heras, Conejo, Pol Bassa (Pescador, m. 82) y Sergio Esteban.

CD Laredo: David Puras, Rasines, Chus Puras (Pablo García, m.81), Miguel Goñi, Peredo (Iván, m. 45), Andrés Carral, David Sanz (Vinatea, m. 45), Riki, Ibarrondo (Nicolás Santos, m.45), Pareja y Iago Beceiro (Borja Ares, m.89)

Goles: 1-0 m.1 Sergio Esteban, al aprovechar un barullo en el área; 1-1 m.13 Carral, remata en vaselina un balón imposible para Óscar López; 1-2¸ m.93 Rasines, al definir de forma perfecta una jugada de contragolpe.

Árbitro: Alfonso Alcalá Rey. Amonestó a los locales Marcos Gil y Puertas; y a los visitantes David Puras, Chus Puras, Riki, Ibarrondo, Ángel Diez y Rasines este último por doble partido por lo que fue expulsado.

Incidencias: Tarde agradable en su primera mitad para bajar ostensiblemente la temperatura en la segunda. Buena entrada en el campo principal de la Ciudad Deportiva de Castañares Kronospan.