(Fotografía: JARCHA)

El conjunto burgalés buscará una victoria con la que asentarse en la parte alta ante un rival de gran calidad que ha iniciado el curso de forma errática

El UBU San Pablo Burgos regresa a El Plantío, este domingo a las 12:00 horas, con ánimo de curarse la herida de la última derrota ante Amenabar Zarautz (31-25). Para ello, se medirá a un Balonmano Guadalajara que acumula un inicio de temporada irregular que le sitúa séptimo en la tabla con 5 puntos, a solo uno de los burgaleses.

Será un partido igualado el que se vivirá este domingo a orillas del Arlanzón entre dos equipos que quieren mirar a la parte alta, pero que se están topando con más obstáculos de los deseados en el arranque del curso. Los burgaleses tropezaron en su visita a Zarautz, después de haber sumado tres victorias seguidas (en Copa y Liga), por lo que ahora quieren recuperar las sensaciones que no encontraron en la pista guipuzcoana.

Enfrente estará uno de los equipos que partían como favoritos esta temporada, el Balonmano Guadalajara. El bloque alcarreño, recién descendido de Asobal, inició la presente campaña con una plantilla renovada casi al completo, lo que le está llevando a tener problemas de adaptación a la nueva división. Los castellanomanchegos llegan tras haber logrado 2 victorias, un empate y tres derrotas, por lo que un triunfo en Burgos serviría para romper con la mala dinámica, así como para superar en la tabla al conjunto cidiano.

Para evitarlo, trabaja con intensidad el cuadro burgalés. Los rojinegros parecen haber superado los problemas de gastroenteritis y otras dolencias que mermaron sus fuerzas la semana pasada y afrontan este nuevo duelo a sabiendas de la importancia que entraña, no solo para la clasificación sino también para el ánimo de equipo y afición.

El técnico burgalés, Nacho González, recuerda que «Guadalajara es un equipo recién descendido que ha hecho muchos cambios en la plantilla», algo que le está penalizando en «este inicio de competición en el que están primando mucho los bloques y el haber mantenido los grupos de las temporadas pasadas». En este sentido, según indica González, «Guadalajara está sufriendo ahora al principio».

No obstante, el próximo rival del UBU San Pablo «tiene jugadores de muchísima calidad», por lo que el vallisoletano advierte que sus jugadores deberán «estar atentos a sus acciones individuales», ya que el bloque morado «es un equipo que está muy bien». En concreto, cuenta con «hombres de la primera línea con calidad y buenos extremos», a lo que hay que añadir que «ahora se han reforzado con un pivote». Por lo tanto, «un buen equipo y uno de los conjuntos fuertes de la categoría», concluye.