La derrota frente a Alcobendas le deja en una delicada posición clasificatoria con la necesidad de sumar puntos en los próximos partidos.

Fotos: Javier García «Jarcha»/Burgosdeporte

Nueva derrota del Recoletas Burgos Universidad de Burgos, con un tanteador corto 9-16, ante Alcobendas, más dolorosa por producirse en San Amaro ante su afición, en un partido en el que los burgaleses tuvieron opciones para ganar pero terminaron perdiendo el partido.

No estuvo cómodo el equipo de Burgos en ningún momento, porque fue muchos minutos con el marcador en contra y cuando lo tuvo a su favor fue muy frágil, con solo un punto de diferencia que dejaba todo en el aire de cara a cualquier acción del equipo madrileño.

De salida, fueron los visitantes quienes anotaron la primera ventaja de 0-3 con un golpe de castigo que anotaba Neville a los 13 minutos. El Recoletas Burgos daba un paso adelante, aunque no tuvo frescura en sus avances a la la línea de 22, lo que no impidió que a los 21 minutos Carrió estableciera el empate con otro golpe de castigo. 3-3 en el marcador que daba confianza al equipo de Burgos, que fue asentándose en el partido y adueñándose del control del balón.

Pero el conjunto universitario no terminaba de culminar sus acciones de ataque, muy espeso en sus pases de balón, ante un Alcobendas que parecía tener clara la lectura del partido en su esquema de juego y que a loa 27 minutos lograba un ensayo tras buena acción de Harting, que volvía a poner en ventaja a los madrileños.

Estaba claro que el partido iba a ser complicado para el Recoletas Universidad de Burgos, que no perdió la cara al partido y puso todo su esfuerzo en darle la vuelta al marcador, pero sus acciones se estrellaban una y otra vez en el muro de contención de Alcobendas que dejó muy buenas sensaciones en planteamiento defensivo del partido.

Antes del descanso Recoletas acortaba distancias y dejaba el marcador en un comprimido 6-8 tras el lanzamiento a palos transformado por Carrió.

En la segunda parte el equipo burgalés comenzó con un jugador menos, por la tarjeta amarilla a Alejandro Luna, aunque no fue mal comienzo porque a los dos minutos, otra vez Carrió, transformaba un golpe de castillo para poner por delante al Recoletas y abrir la esperanza en la victoria. Además el equipo madrileño pasó por sus peores momentos, muy imprecisos en los pases y con escasa capacidad ofensiva. Todo parecía ponerse en favor de Recoletas Burgos para conseguir la victoria.

Sin embargo no hubo definición en las jugadas burgalesas en busca de incrementar la ventaja en el marcador. A los 60 minutos la mejor opción la tuvo Montes, pero se le escapó el control del balón en el último momento. Pero no fue lo peor, porque Alcobendas esperaba su oportunidad y no la desperdició. Era era el minuto 64 cuando Molinero en una gran jugada personal, lograba un ensayo crucial para la victoria visitante.

A partir de ese momento, muchos nervios y precipitación en los burgaleses, que buscaban neutralizar la ventaja madrileña con mucho corazón pero con poca definición en sus acciones. Y para poner la guinda de la victoria, ya en el tiempo añadido, Alcobendas volvía a incrementar su ventaja con un golpe de castigo en el que Neville no perdonó. 9-16 resultado final.

Recoletas Burgos queda en una delicada situación en la tabla tras este resultado, a la espera de que en las próximas semanas, dos partidos consecutivos en San Amaro puedan remediar el mal momento del equipo.