Tras una larga y frenética temporada, los equipos cadete y juvenil del Club Ciclista Arandino realizaron una excursión a la provincia de León para despedir un año inolvidable tanto en lo deportivo como en lo personal, eso sí, esta vez sin bici.

Después de hacer una visita a la capital leonesa, la expedición viajó a la localidad de Vegacervera, donde hicieron noche antes de llevar a cabo la actividad estrella en la Cueva de Valporquero.

Los chicos del Bici Aranda y Recambios Callejo dejaron lo que para ellos es su ambiente natural para adentrarse entre agua, rocas y saltos al “vacío” en la que fue una espectacular mañana de espeleobarranquismo. Los 14 componentes del grupo disfrutaron al máximo de la actividad, pero sobre todo, de poder pasar un último fin de semana juntos antes de que sus caminos se separen en estas próximas semanas.

No han sido pocos los viajes que durante estos meses han hecho los miembros del Club ribereño por toda la geografía nacional, desde Córdoba a Galicia pasando por Cataluña, Aragón o Castilla la Mancha, pero este era especial ya que significó el final de una etapa para todos aquellos que pasan a la categoría sub23 y que por tanto, dejarán las filas del Club Ciclista Arandino.

Este es el caso de hasta 7 de los ciclistas con los que ha contado el Recambios Callejo durante la presente temporada y que para la próxima campaña se instalarán en diferentes equipos de León, Salamanca, Madrid o País Vasco, o simplemente continuarán con su vida y sus estudios alejados de la competición.

Así termina la temporada de los equipos del Club Ciclista Arandino, que se encuentra plenamente inmerso en el inicio de la próxima campaña que dará comienzo este fin de semana en la localidad siempre que el tiempo lo permita.