(Fotografía: Alfonso G. Mardones)

El centrocampista catalán, Álex López, regresó al once titular en el último duelo ante el Ibiza / Llevaba cinco jornadas jugando de manera residual

Que en la plantilla del Mirandés hay mucha calidad está más que claro y que para ganarse un hueco en el once inicial hay que sudar, también. Así lo ha asegurado Álex López que, tras cinco jornadas, volvió a ser de la partida en la cita disputada en Can Misses. “Todos queremos jugar lo máximo posible. Al principio estaba participando más. Jugué dos partidos como titular. Ante el Ibiza, creo que estuve a bien nivel tanto defensiva como ofensivamente. Todo el mundo pelea para estar en el once. Estoy tranquilo e intentando hacer todo lo que se me pide”, apunta.

El equipo rojillo ha regresado a los entrenamientos para preparar con celeridad el próximo compromiso frente al Girona. El primero de los dos que disputará de forma consecutiva en Anduva: “Teníamos que buscar ese equilibrio y la victoria ha venido muy bien. El equipo fue sólido y maduro. Estamos trabajando mucho el balón tras pérdida. Si mantenemos un nivel alto, se nota. Queremos tener un equilibrio y no irnos locos hacia arriba”.

Los pupilos de Lolo Escobar fueron capaces de mantener la portería a cero en su último desplazamiento. Algo que no conseguían desde la segunda jornada. “Ocasiones vamos a tener. Desde atrás hasta arriba, hay gente muy determinante. Es verdad que hay que ser más sólidos. Lo primero es intentar no recibir goles. Sabemos el objetivo que hay, pero no podemos estar mirando siempre abajo. Debemos ser optimistas”, mantiene.

El Girona llegará a Miranda con la necesidad imperiosa de ganar para abandonar los puestos de descenso: “Sabemos el equipo que es y los jugadores que tiene. Intentaremos ganar con nuestras armas. No tenemos miedo a nadie. Michel es un entrenador al que le gusta tener el balón. Será un partido de tú a tú porque nosotros no nos encerramos”.