El internacional ruso, tres veces campeón de la liga de su país, vendría a completar la primera línea del conjunto cidiano

El UBU San Pablo Burgos incorpora a prueba al jugador ruso Igor Karlov, que buscará abrirse un hueco en la primera línea y completar, así, la posición más necesitada del primer equipo cidiano.

Tras una larga búsqueda, la dirección técnica del Balonmano Burgos ha encontrado un efectivo que podría encajar en sus planes y su esquema de juego. Igor Karlov, de 26 años y nacido en Lubek, Rusia, es un experimentado jugador que puede actuar en la zona central o como lateral izquierdo y que, de acabar fichando por la escuadra burgalesa, supondría un refuerzo de kilates para un equipo que aspira a estar en la pelea por el ascenso.

El jugador, de 192 cms, inició su carrera en el club SKIF Krasnodar, en el que permaneció dos temporadas. Posteriormente se trasladó al club más fuerte de Rusia, el Chekhovskie Medvedi, donde pasó tres años y se convirtió en campeón de su país tres veces. Este club, además, le permitió jugar la Champions en idéntico número de ocasiones. Después de eso, pasó una temporada en Noruega en el Fyllingen Bergen. Karlov, además, ha sido internacional con Rusia en cinco encuentros en los que ayudó a su combinado nacional a clasificarse para el Campeonato de Europa de 2018.

El técnico del bloque rojinegro, Nacho González, describe a Igor como un jugador que «puede aportar mucha seguridad y tranquilidad, ya que tiene experiencia internacional en partidos Champions». Un factor muy importante en una competición impredecible como la División de Honor Plata. «Creo que puede darnos esta estabilidad que necesitamos en partidos igualados», apunta.

En cuanto a sus características técnicas, González destaca que el internacional ruso «se desenvuelve bien la posición de central y de lateral izquierdo y puede ayudar en la defensa en la posición de “2”», a lo que hay que sumar que «en el juego combinativo puede aportar mucho».

De completarse su fichaje, se convertiría en el octavo refuerzo del UBU San Pablo, al que hay que añadir al joven Marcos González, actualmente con el primer equipo.