(Fotografías: LaLiga SmartBank)

Tras la tempestad viene la calma, pero esta no ha sido ni la esperada ni la deseada. Era lógico que hubiera templanza, sobre todo, porque el Burgos volvía al Plantío y, de momento, el escenario burgalés mantiene al equipo dentro del margen esperado.

Aun con todo, la alegría se quedó lejos de lo requerido. La victoria era más que necesaria, sobre todo tras la derrota en Alcorcón, y el equipo no deja de coquetear con los puestos de descenso. Era una buena ocasión para alejarse un poco más de esos puestos de precipicio y acercarse a una zona más noble, pero al final, el resultado dejó, prácticamente las cosas como estaban y el equipo sigue estando a un paso de ellos.

Eso sí, pese a la segunda parte, más floja que otra cosa, la afición siguió a lo suyo y con permiso del técnico Calero, más que el Burgos o los partidos del Burgos entretengan, son los propios aficionados quien se buscan la manera de divertirse y consiguen que el partido suba enteros.

Luego, lo de estos casos. Cierta desconfianza en algunos, preocupación en otros y los más pesimistas, viendo al equipo con el peor resultado al final. Nada fuera de lo normal y, sobre todo, nada lejos de lo que se esperaba con las condiciones con las que tiene que jugar el equipo blanquinegro.

Pero entre todo este entramado, las buenas noticias están en ver al equipo desenvolverse durante los primeros cuarenta y cinco minutos. Los de Calero demostraron que saben llegar a la portería contraria y que son capaces de, además de marcar, llegar en otras oportunidades generando opciones claras y serias de gol. Luego viene lo de la “pelotita” y sobre todo, con lo que tenemos que jugar. Es por eso por lo que la afición, o mejor, una parte importante de ella, entiende que este equipo necesita mucho empuje, apoyo y sobre todo paciencia y considerar cualquier posibilidad como un paso previo para lograr cosas más importantes y con más garantías.

Calero  mantuvo el dibujo táctico de arranque. ¿Creo dudas con ello? Es posible. Quizá se esperaba otra cosa después de la floja imagen de Alcorcón, pero el equipo estuvo rehecho, mostró confianza y superó al rival en esos 45 primeros minutos. Quizá faltó continuidad en la segunda parte, pero sobre todo, faltó acierto. Tiene razón Calero en la calificación sobre las dos opciones del gol protagonizadas por Córdoba y Valcarce, fueron muy importantes. Errar oportunidades, sobre todo en las claras, también es una de las costumbres que tiene el equipo y pasa factura. Es una de las asignaturas, además de crear más llegadas y opciones, que el equipo debe mejorar y cuanto antes.

Las notas del partido

El mejor: Cuando uno de los jugadores del Burgos marca gana muchos enteros, y más, si el gol tiene una dificultad añadida y el jugador lo resuelve. Además cumplió en su tarea con solvencia. Lástima que tuviera que abandonar el partido lesionado. Esperemos que pueda recuperarse lo antes posible. Grego Sierra (Notable)

Alfonso Herrero: Es el jugador que mejor rendimiento está teniendo con el equipo. Cumple con creces en todos los encuentros e, incluso, cuando parece tener menos trabajo, saca de la manga una parada salvadora. Así pasó frente al Lugo. (Notable)

Álvaro Rodríguez: Más participativo que en el partido anterior. Lo intentó y creó problemas a su par. En defensa cumplió. (Bien)

Pablo Valcarce: Mejor que en partidos anteriores aunque sigue demasiado preocupado en los contactos y la repercusión de ellos con el árbitro. Tuvo una buena oportunidad y no la aprovechó, teniendo en cuenta que era difícil. Su mejor propiedad es que sabe buscar buenas posiciones para tener oportunidades de gol, pero, por el contrario, no las sabe aprovechar. (Suficiente)

Unai Elguezabal: Junto con Córdoba falló en el gol. Un detalle que le baja la nota. En el resto, cumplió. (Suficiente)

Alex Alegría: Sigue con su guerra contra el mundo. En este partido pudo hacer algo más, sobre todo con el balón. Debe intentar no perderlo con tanta facilidad. Se le echa de menos en posiciones de remate, pero para ello necesita otro concepto de juego en sus compañeros. (Suficiente)

Andy Rodríguez: El equipo le sigue esperando. Se necesita un jugador en el centro del campo que coja la responsabilidad de la creación: mover el balón, dirigir el equipo,… Aún no sabemos si Andy puede hacerlo. Su trabajo no llega a lo necesario. (Suspenso)

Aitor Córdoba: Junto con Elguezabal falló en el gol. Hizo alguna cosa de mérito en ataque y cumplió en la defensa. (Suficiente)

Saúl Berjón: Volvió a la titularidad jugando en esa posición alta que le puede venir mejor. Además, también trabajó en defensa cuando el equipo lo necesitó. Mejoró su imagen en relación a los últimos partidos. (Bien)

Miki Muñoz: Fue el que llevó el peso de la circulación del balón. Lo movió con criterio y cumplió con su cometido. Es una pena que tenga fecha de caducidad en los partidos. Sus errores se vuelven continuos. Tuvo que ser sustituido. (Suficiente)

José Matos: A pesar de jugar con un sistema similar al del partido del Mirandés no estuvo tan profundo ni fue tan incisivo. Trabajó bien en defensa y el equipo lo agradeció. (Suficiente)

Raúl Navarro: Mejor que en el partido anterior aunque debemos pedirle que busque un poco más de protagonismo. (Suficiente)

Juanma García: Volvió a jugar tras su parón recuperativo y el equipo lo notó. Su entrada coincidió con la reacción burgalesa y llevaron a generar dudas en el rival. (Bien)

Guillermo Fernández: Al igual que Alegría tiene un papel complicado y difícil y su equipo no ayuda. (Suspenso)

Riki Rodríguez: Salió con la retirada de Grego Sierra. Tiene calidad pero debe potenciarla mucho más. Su excesivo individualismo le condena. Debe buscar ofrecerse más y aprovechar su calidad para mover el equipo y circular el balón con velocidad. (Suficiente)

Julián Calero: Su fe en el sistema le da puntos. Mantuvo el sistema táctico similar al del Mirandés y el equipo funcionó y mereció más en la primera parte. Por contra, el equipo se diluyó en buena parte de la segunda parte, sufriendo un dominio rival que era salvable. El cambio de sistema de la segunda parte no fue asumido por sus jugadores con facilidad y es parte de culpa del dominio del Lugo. Los cambios mejoraron el equipo, sobre todo con la salida de Juanma. (Suficiente)