91-96. El Hereda San Pablo sigue su buena racha en Fuenlabrada

2
Fuenlabrada- hereda san pablo

La excelencia coral de los castellanos, con seis jugadores en dobles dígitos de valoración, sustentó la base del triunfo.

Fotografías: acb Photo/A. Pacheco

El Hereda San Pablo Burgos prolongará una semana más su buen momento en la temporada. El cuadro que dirige Žan Tabak se llevó una victoria a domicilio ante Urbas Fuenlabrada, su tercera del curso de Liga Endesa y la cuarta consecutiva en sus últimos compromisos. Los burgaleses se apoyaron en una gran actuación coral, con hasta seis jugadores finalizando el duelo en dobles dígitos de valoración, que estuvo liderada por Suleiman Braimoh, el mejor del equipo castellano (18 puntos, 8 rebotes, 22 créditos).

Entraban con más garra al encuentro los locales, que iban creciendo en el marcador hasta poner siete puntos de renta a golpe de triple (11-4). La reacción de los visitantes venía de la mano de Suleiman Braimoh y Xavi Rabaseda, que se las ingeniaban para mejorar las sensaciones burgalesas, una tarea que completaba Tyrus McGee (15-12). Destacaba la aportación de Kyle Alexander en Urbas Fuenlabrada, que cimentaba la delantera local al final del primer cuarto (23-17).

Salía en tromba el Hereda San Pablo Burgos al nuevo periodo. Un parcial de 0-7, obra de Rabaseda, McGee y Dani Díez, le otorgaba a los de Tabak su primera renta en el choque (23-24). El tiempo muerto local no cambiaba la cara de Urbas Fuenlabrada, que no encontraba buenas opciones ofensivas y no frenaba el parcial burgalés, que se iba al 0-14 mediado el cuarto (23-31). El trabajo de los castellanos llevaba su máxima hasta los once puntos, con Díez y McGee liderando (25-36). Leo Meindl tomaba las riendas del cuadro fuenlabreño, que recortaba diferencias antes de alcanzar el descanso (37-42).

El equipo de Tabak volvía a poner tierra de por medio con el de Raventós en la reanudación del juego (39-48). Los castellanos se aferraban a la gran versión de Braimoh que reboteaba y anotaba para mantener el duelo controlado (42-53). Uno de los entrenadores ayudantes de los fuenlabreños, Salva Guardia, quedaba expulsado del partido tras arrojar su chaqueta a la pista, en un momento en el que se ensuciaba el choque, y también Josep María Raventós quedaba fuera del banquillo tras recibir una segunda falta técnica. Benite sacaba rédito de los tiros libres, que unidos a un triple de Aleksej Nikolic lanzaban la máxima a los 14 puntos (44-58). Los locales buscaban ahora sus oportunidades para recortar la diferencia al término del tercer cuarto (57-66).

El conjunto de Tabak encaraba el último parcial con la sólida intención de llevarse el partido. Díez y Benite golpeaban primero en un trabajo que completaba McGee para llevar la renta a 18 puntos (63-81). Los fuenlabreños trataban de recuperarse, pero la excelencia de Rabaseda se encargaba de marcar territorio (72-87). Tras un tiempo muerto, el equipo local intentaba de nuevo acercarse. Esta vez, era Braimoh quien reafirmaba su extraordinario partido (77-90). No obstante, no cejaron en su empeño los madrileños, que se esforzaron para aproximarse en el luminoso, pero no evitaron que el Hereda San Pablo Burgos conquistara su tercer triunfo de Liga Endesa (91-96).

El equipo burgalés disputará su próximo partido de Liga Endesa ante Valencia Basket, el sábado 16 de octubre, desde las 20:45 horas, en el Coliseum.

Ficha técnica

91 – Urbas Fuenlabrada: Jovan Novak (12), Obi Emegano (20), Leo Meindl (13), Kwan Cheatham (6) y Kyle Alexander (19) –cinco inicial– Sean Armand (16), Dusan Ristic (4), Álex López (-), Chema González (-), Christian Eyenga (-), Bassala Bagayoko (1), Rodijs Macoha (-).

96 – Hereda San Pablo Burgos: Aleksej Nikolic (7), Vítor Benite (16), Xavi Rabaseda (11), Suleiman Braimoh (18) y Dejan Kravic (8) –cinco inicial– Alex Renfroe (4), Tyrus McGee (15), Max Salash (-), Dani Díez (13), Marc García (-), Steve Zack (4), Kareem Queeley (-).

Cuartos: 23-17; 14-25; 20-24; 34-30.

Árbitros: Fernando Calatrava, Vicente Martínez y Joaquín García González.

Incidencias: Partido correspondiente a la quinta jornada de la Liga Endesa disputado en el Pabellón Fernando Martín ante 3120 espectadores, con presencia de aficionados burgaleses.