ECOS DEL PARTIDO: “Así sí… ¡Mucho mejor!”

7

(Fotografías: LaLiga SmartBank)

Parece como si fuera la segunda parte de una película cinematográfica. Lo digo por el título, que mantiene una continuidad con la anterior entrega de los “Ecos”. Pero no solo por aquello de parecer la segunda parte, sino también hay referencias al séptimo arte por cómo se desarrolló el partido.

El domingo, a eso de las ocho de la noche la afición burgalesa respiraba aliviada y, sobre todo, disfrutaba del momento. Es que cuando a una mala noche viene otra mejor, parece que aquello es entrar en los campos celestiales del Olimpo. Así de satisfecho se tuvo que mostrar la afición tras superar al Mirandés en el Plantío y, eso sí, aportar un granito de arena de muchas toneladas para que su equipo tuviera las cosas un poco más fáciles.

Aunque, igual que el símil de la noche, podemos proseguir con un baño de realidad, y tras un paseo por el éter divino y gozar de la causa celeste, que siempre vienen bien, no está mal volver a lo terrestre y recordar que somos un equipo llano que va a tener que trabajar y sufrir muchísimo para conseguir el objetivo. Lo sé: que para cuando sale una… a por ella. ¡Pues sea!

A mí me gustó el Burgos de la primera parte y, como he podido atestiguar, a más de uno. Que el Burgos necesitaba cambios lo dejó patente en Ibiza. La verdad es que antes había dado claros síntomas pero, ¡claro!, con eso de que no perdíamos…

Calero acertó. El equipo se amoldó muy bien al sistema y se impuso como al Burgos le gusta. Porque si pretendemos que sea un equipo que domine el balón, que lo juegue, que lo distribuya, que de 234 mil pases,… ¡Vamos! ¡Que no! El Burgos fue en esencia lo que vimos en la primera parte. Sin rechazar el balón, no le importa que lo tenga el rival, es más, me parece que incluso le gusta que lo tenga más tiempo.

Bien ordenadito, sin perder la disciplina y dando esos arreones en ciertos momentos que incomodan al rival y le recuerdan que enfrente tiene un equipo que como se descuide un poco… (¡Bueno!, lo dejamos ahí).

La segunda parte fue otra historia. El Burgos volvió a ser un equipo impreciso, que pierde excesivos balones, y sin argumentos con balón. Un equipo que fía mucho a su labor defensiva y que concede demasiado. Quién no pensó en algún momento eso de: “Estos…, nos empatan, ¡seguro!”

Pues al menos, hubo, tarde, pero hubo, una buena reacción que permitió jugar los últimos minutos en campo contrario, donde se cierran los partidos con marcadores igualados. Ese fue otro de los aciertos de este partido.

Ahora, a mantener la mejoría, a arreglar los fallos y, al público…, a la afición…, a esos, que no me los toquen…

Las notas del partido

El mejor: Sorprendió, sin duda, su labor. Seguro atrás, fuerte, dio consistencia a la defensa y sufrió cuando lo necesitaba el equipo. Además se permitió lograr el gol del triunfo que aprovechó un notable centro y que lo acabó con un remate inapelable. Grego Sierra. (Notable)

Alfonso Herrero: Fue otro de los destacados del partido. Su segunda parte fue espectacular y parte del empate es por mérito suyo. Está en un momento dulce y haciendo las cosas francamente bien. (Notable)

Álvaro Rodríguez: Mejoró mucho la versión que vimos en Ibiza. Es cierto que no estuvo tan profundo como otras veces, pero ofensivamente hizo cosas muy bien y mantuvo su tono defensivo. (Bien)

Michel Zabaco: Volvió al equipo titular y volvió a ser Zabaco. Sobrio, en su sitio y cubriendo las espaldas a un desmelenado Matos. Cuando tocó defender, ahí estuvo. (Bien)

Juanma García: ¿Estaba cansado? Pues menos mal… Fue el Juanma de siempre, al que seguro habrá que darle descanso pero su trabajo merece el reconocimiento. Tuvo alguna opción de remate que no llegó a dirigirla bien. (Bien)

Pablo Valcarce: No fue su mejor partido. Pero estuvo batallador en la parte de arriba ayudando en el trabajo defensivo. (Suficiente)

Unai Elguezabal: Volvió al centro de la defensa y se le ve más cómodo. Hizo una muy buena labor apoyando a Álvaro en su tarea de carrilero. Estuvo efectivo. La línea defensiva lo notó. (Bien)

Alex Alegría: No tuvo el día más propicio. Los centrales rivales le ganaron la partida muchas veces, pero no se le puede restar méritos a su trabajo e intentos. (Suficiente)

Andy Rodríguez: Versión mejorada y mucho. El sistema le vino bien, aunque yo le pido más. Dio la asistencia del gol con un centro ESPECTACULAR. (Bien)

Miki Muñoz: Muy buena primera parte. Movió el balón, lo jugó, aportó a la labor ofensiva. Además, robó balones y estuvo a buen nivel defensivo. El equipo notó su presencia en el arranque para bien. (Bien)

José Matos: La primera parte es de sombrero. Bien defensivamente, fue una pesadilla para los rivales. Tuvo desborde, centros, lucha. Una sensacional primera parte. En la segunda bajó el nivel y además acabó tocado. (Notable)

Raúl Navarro: Salió para mejorar el trabajo en la media punta. Al final tuvo que hacer de todo. Su polivalencia es muy valiosa. (Bien)

Guillermo Fernández: Salió a dar frescura al punta pero el equipo ya estaba en otra cosa. No tuvo muchas opciones de participar porque, incluso, en los balones largos no eran para él. Lo intentó. (Suficiente)

Saúl Berjón: Pues salió frío, pero con ganas de colaborar. Cierto es que los primeros minutos no participó y cuando lo hizo, perdió balones. Tras el reajuste de Calero, se le vio con otro tono, y colaboró a poder dormir el partido en campo contrario y sin sufrir en demasía. (Suficiente)

Aitor Córdoba: Salió para intentar equilibrar el equipo. El equipo comenzó a ganar consistencia y el trabajo lo resolvió bien. (Suficiente)

Ricki: Tan cerrado el equipo atrás y tan defensivo le cerraron las puertas de poder intervenir y mostrar su juego. Aun así en la recta final pudo demostrar cómo actúa y el dominio y control que tiene del balón. (Suficiente)

Julián Calero: Nos pilló. Nos dejó “mirando hacia Cuenca”. Nadie esperábamos ni el cambio de dibujo, al menos el que puso en liza; ni el recambio que hubo de jugadores. ¡Acertó! Su propuesta le funcionó muy bien en la primera parte y su equipo terminó controlando el partido (no el balón) sin muchos agobios y con ventaja en el marcador. En la segunda parte, perdió el control sobre el equipo. Se cerró muy atrás y sufrió demasiado. Sin embargo, supo rectificar y hacer que su equipo se sacudiera el dominio rival para jugar los últimos minutos sin apenas inquietudes. (Notable)