El cidiano Miguel Chuzón entra en la selección nacional júnior

2

De Lerma a Burgos y ahora a Valladolid. De esta forma, el tirador cidiano Miguel Chuzón consigue uno de sus sueños y sube un peldaño más en su carrera deportiva. En la mañana del miércoles partirá para continuar en su formación en la que se suma a los burgaleses que llegan a las selecciones con la ilusión de ser parte de los equipos nacionales.

El programa, creado por la Real Federación Española de Esgrima, con el apoyo de la Junta de Castilla y León a través de la federación regional, crea dos frentes para el seguimiento y formación de los que en un futuro podrían ser relevo del actual equipo nacional senior.

Habrá dos sedes, una en Madrid y otra en Valladolid. Esta última será el destino de los tiradores burgaleses, los de Amposta y los vallisoletanos que han entrado en el exclusivo programa nacional.

Se denomina concentración nacional permanente para junior y cadete “jóvenes promesas” que tienen que seguir un programa de entrenamiento y donde los estudios se adaptan al deporte.

La beca incluye el alojamiento y la manutención en la residencia deportiva que dista cien metros del centro de tecnificación regional de esgrima. Los que han entrado en este primer año han sido examinados por sus resultados deportivos, pero también se ha tenido en cuenta la actitud, el talante y el compromiso de continuidad.

El maestro Roberto Codón le ve partir con una doble sensación de alegría porque ha vuelto a crear un campeón con tremendas posibilidades de futuro y la tristeza de perderle en los entrenamientos casi diarios que le han llevado a ser una gran promesa.

Su labor está hecha y como lo ha conseguido con Chuzón también son muchos los burgaleses que tienen que estar agradecidos porque les ilusionó, formó, alentó y les hizo creer en un futuro que se volvió realidad.