(Fotografía: Gustavo Conde)

El jugador del Mirandés, Raúl Lizoain, comparece en la previa del encuentro ante la UD Las Palmas

La plantilla del Mirandés encara la recta final de preparación del siguiente duelo que le enfrentará a la UD Las Palmas en Anduva. El conjunto jabato ha transmitido buenas sensaciones en el arranque liguero, aunque ha sido el equipo al que más han disparado en las tres primeras jornadas.

“Todavía hay muchos conceptos por pulir, pero la calidad de los jugadores se ve en cada partido. Chema busca cada año mejorar la plantilla anterior. Esta es una competición que exige mucho. Hay que ir ganando poco a poco garra y picardía que a veces falta en la juventud. Debemos buscar un equilibrio. Nos han generado ocasiones, pero nosotros también”, apunta Raúl Lizoain.

Para el portero canario, la cita ante su antiguo club siempre es especial: “Es bonito volver a enfrentarme al equipo donde crecí, enfrentarme a antiguos compañeros y a ese escudo. Estoy con muchas ganas de hacer un buen partido y llevarnos los tres puntos. Sinceramente, Las Palmas tiene una presión superior por presupuesto o por historia. Nosotros no tenemos tanta, pero las ganas no nos las quita nadie”.

Se prevé un atractivo encuentro sobre el césped de Anduva con filosofías de juego similares. El conjunto canario espera romper su mal fario en las visitas a tierras mirandesas. “Creo que es un dato anecdótico, aunque llevan cinco partidos sin ganar aquí. Su plantilla tiene jugadores de gran nivel este año como Jesé, Jonathan Viera, Peñaranda… Ellos se caracterizan por un estilo de fútbol alegre, pero en el último partido fuera de casa jugaron con cinco defensas. Será bonito ver quién se hace con la posesión”, destaca.