El entrenador del Burgos, Julián Calero, valora el partido del equipo blanquinegro en Butarque, con empate sin goles ante el Leganés.

El técnico del Burgos Club de Fútbol, Julián Calero, expresó al final del partido frente al Leganés, que terminó con empate sin goles, con el Burgos aguantado más de 70 minutos con un hombre menos sobre el campo, que “estoy orgulloso de mis jugadores, del esfuerzo que han hecho, de la solidaridad y el trabajo que han demostrado, pero me voy descontento por el punto, porque tengo la sensación de que si hubiéramos estado once en el campo podíamos haber logrado un marcador mejor, porque nuestro juego en los primeros minutos, ha sido muy bueno, pero este es el camino y tenemos que seguir adelante”.

Sobre la jugada de expulsión de Grego Sierra, que deja al Burgos con 10 jugadores, Calero considera que “este es el nuevo fútbol, te guste o no te guste, en mi época de jugador creo que esto hubiera pasado prácticamente desapercibido, la sensación que tengo es que nuestro jugador, quiere quitarse el brazo de su rival y efectivamente impacta con su rostro, pero sin intencionalidad ni fuerza excesiva, pero este es el nuevo fútbol, si hay contacto te echan, te guste o no.”

Calero también precisó que el Burgos que se pudo ver en Butarque “tiene un poco de lo que queremos que sea el equipo, sobre todo en los primeros veinte minutos, porque el burgos no puede aspirar solo a ser ordenado, trabajador y solidario, el Burgos debe tener y va a tener fútbol, va a tener profundidad y desborde, pero todo tiene un proceso, hay jugadores que están llegando nuevos, también necesitamos adaptación a la categoría, pero no hay ninguna lamentación, el que no se adapte rápidamente a la categoría tendrá que ponerse rápidamente las pilas y funcionar, este punto es una buena base para seguir creciendo”.

En cuanto al aspecto ofensivo del equipo, Calero reconoce que “poco hemos podido hace aquí, hemos tenido que quitar a Riki, que era el enganche y técnicamente el Leganés es un equipo que tiene mucha calidad, y aunque hemos tenido algunos acercamientos interesantes, con uno menos y el esfuerzo de los jugadores, se nos iban agotando las fuerzas, pero hemos sido inteligentes para cerrarles los espacios y aunque hemos ejado abiertas algunas opciones, era muy difícil”.

Sobre la llegada de un nuevo portero y la posible pérdida de la titularidad de Alfonso Herrero, el entrenador del Burgos ha dejado claro que: “Alfonso es mi portero, de arriba abajo, está haciendo muy buen trabajo, y ahora José Antonio Caro es su competencia directa, tenemos dos buenos porteros y estoy muy contento en esa demarcación, la competencia sana es muy buena en todos los equipos y lo que espero es que compitan de verdad y teniendo las dos opciones iremos utilizando la que consideremos más oportuna, pero que conste que estoy encantado con Alfonso.”