(Fotografía: JARCHA)

El entrenador del Burgos, Julián Calero, ha comparecido en la rueda de prensa previa al partido que enfrentará a los blanquinegros con el Leganés, el próximo lunes, a partir de las 22:00 horas, en Butarque. El técnico se ha mostrado satisfecho con la dinámica y el trabajo desarrollado por el equipo blanquinegro en los entrenamientos de la semana.

“El equipo llega con la mejora del día a día”, ha señalado el entrenador del Burgos, que ha apuntado que sus futbolistas “físicamente se van sintiendo mejor” y que los fichajes más recientes “están intentando incorporarse a la mayor velocidad posible”, dentro de un mercado que el técnico ha definido como “extraño”, que ha hecho que “vengan jugadores faltos de ritmo”.

Calero ha explicado: “Estamos intentando fusionar los que ya estaban con los nuevos poco a poco”, y ha añadido que en algunos conceptos están teniendo que “dar pasos atrás para que los que vienen nuevos se puedan subir al barco”.

Durante la semana de entrenamientos, ha informado el entrenador burgalesista en su comparecencia, la plantilla blanquinegra ha contado con las ausencias de Miki Muñoz y Eneko Undabarrena por gastroenteritis aguda. El resto de futbolistas están disponibles.

De cara al partido frente al Leganés, y recordando el duelo frente al Sporting, Calero ha apuntado: “En el aspecto moral, estamos intentando reponernos de la derrota del otro día. Fue un partido que disputamos bien, en el que tuvimos nuestras opciones, pero sabemos que hay algunas cosas en las que debemos mejorar”.

El preparador madrileño ha asegurado que sus pupilos se encuentran en una “buena dinámica de entrenamiento, con buena predisposición y buen estado de ánimo de todo el mundo”. Por esta razón, los blanquinegros se desplazarán “con ilusión a Leganés, sabiendo que nos enfrentamos a un duro rival”, así como “con ganas de empezar a sumar puntos”.