Al primer positivo de Raúl Navarro se une ahora el de Undabarrena. El jugador ha confirmado su situación a través de las redes sociales y su estado es bueno.

Al Burgos se le complica la pretemporada. La quinta oleada de la pandemia está haciendo mella en la plantilla del equipo blanquinegro. Primero fue el positivo de Raúl Navarro, al que ahora se le une el de Eneko Undabarrena.

Dos positivos que han llevado a la suspensión de los entrenamientos a la espera de realizar este miércoles nuevas pruebas a todos los jugadores de la plantilla y cuerpo técnico.

Undabarrena comunicaba a través de sus redes sociales el positivo en coronavirus. Asegura que su estado es bueno, y se encuentra aislado a la espera de pasar la enfermedad lo mejor posible y recuperarse pronto.

Este era su mensaje:

Así las cosas, se abre ahora la incertidumbre de si todo queda en estos dos casos de coronavirus o si surgen otros, lo que complicaría la situación para reanudar los entrenamientos y jugar los partidos amistosos pendientes.

En principio queda suspendido el partido de este miércoles en Varea ante la Sociedad Deportiva Logroñés, y esta en duda si podrá jugarse el encuentro previsto para el próximo sábado en Anoeta frente a la Real B.

Al Burgos se le complica la pretemporada. De momento son dos casos de pandemia en la plantilla y las próximas horas serán cruciales para determinar la reanudación de los entrenamientos o la paralización de los mismos en plena pretemporada.