(Fotografía: Sala de Esgrima de Burgos)

Si en junio Roa de Duero fue la localidad burgalesa que recibía su primera clase de esgrima, en esta ocasión, ha sido la localidad burgalesa de Briviesca de manos del director de la Sala de Esgrima de Burgos, Carlos Zayas, y de los monitores Mónica Merino, Álvaro Espinosa y Giorgi Gazdeliani.

Durante la tarde del lunes, más de 20 niños en dos grupos disfrutaron del deporte de la esgrima y el arma de la espada, después de una rápida explicación del director del SAES-BU los allí presentes empuñaban su espada por primera vez realizando ejercicios específicos y sus primeros asaltos, teniendo una aceptación espectacular en la localidad.

En el curso que viene, la esgrima será una de las opciones del Instituto de Juventud de Briviesca y si la aceptación es la misma que en la promoción se impartirá cursos durante todo el año y se montará una instalación fija para realizar las clases y competiciones.

El SAES-BU, dentro de su proyecto “ESGRIMA EN LA PROVINCIA”, avanza y ya son dos de las cuatro elegidas las localidades que tendrán esgrima la temporada venidera.