Los padres de Sama Salloum son naturales de Líbano y Siria, pero están afincados en España desde hace cuarenta años. Ella nació en Albacete y reside en Murcia desde los cuatro años. Ahora, con diecisiete años, comenzó la esgrima virtual con las clases del maestro Codón.

El próximo curso empieza la universidad y su elección será comunicación audiovisual, precisamente gracias a las tecnologías ha podido realizar esgrima a distancia y ahora ha hecho realidad uno de sus sueños, poder mudarse a Burgos para hacer presenciales las prácticas de esgrima que hacía a distancia con sus compañeros.

“Como cualquier persona, conocer a alguien o algo que solo ves a través de una pantalla es extraño. Entré al club con cierta timidez y miedo, sin embargo, nada más conocer al maestro y a mis compañeros, me he sentido en familia gracias al trato cercano que han dado”, ha apuntado Sama Salloum, que ha añadido: “Tras sentirme bien en este ambiente tan acogedor, decidí alargar mi estancia y poder disfrutar al máximo de la esgrima. Además, a pesar del agotamiento físico me marcho con ganas de volver a repetir este viaje”.