Consideran dañada su imagen y califican de inquina y odio las declaraciones de los miembros de Yucon, aseguran no haber cometido ningún delito y rechazan las acusaciones de los abogados, además anuncian posibles acciones legales.

Tras varias semanas sin noticias y sin dar señales de su paradero, ni de sus gestiones, con la página web del Burgos sin información alguna en un momento crítico de su futuro, y con las redes sociales del club sin ninguna referencia al presente, la familia Caselli ha salido al paso de la actualidad, por la rueda de prensa del pasado viernes, de los miembros de Yucon, en la que confirmaron una querella contra el Consejo de Administración.

En el comunicado que ofrecemos a continuación, los Caselli rechazan todas las acusaciones de los abogados de Yucon, destacan que todas las acciones realizadas en el Burgos lo fueron de la mano de los empresarios burgaleses y aseguran que darán las explicaciones oportunas en la Junta General de Accionistas del 6 de julio, además consideran su imagen dañada y anuncian una posible respuesta en los tribunales.

Este es el comunicado, que reproducimos en su integridad:

COMUNICADO a raíz de las declaraciones públicas realizadas ayer en rueda de prensa:

Ante la lamentable, sorpresiva y dolorosa rueda de prensa llevada a cabo por el
Grupo Yukon, a través de su representantes, Miguel Ángel Benavente, Ignacio San
Millán, Rodrigo Santidrian y Julián Alonso, quienes estuvieron acompañados por los
letrados Diego Velázquez y José Sánchez Parra, nos vemos ante la necesidad y la
obligación de comunicar a todos los burgaleses en su conjunto, la absoluta
mendacidad y temeridad de las manifestaciones realizadas por los representantes
del grupo, y respecto de las que aún desconocemos las espurias razones que las
han guiado y que solo han generado una grave lesión al buen nombre y honor de la
familia, como así también al Consejo del Club en general, y al Burgos CF en
particular, las que, sin duda alguna, tendrán sus inevitables consecuencias legales.

De este modo, con una inquina inusitada e inocultable odio hacia nuestra familia, se
refirieron injuriosamente a la gestión del club que llevó al Burgos CF al ascenso a la
segunda división del fútbol español luego de más de 20 años sin logros de esta
índole, pretendiendo así también manchar la dignidad deportiva alcanzada.

Los que nos conocen saben que no hay nada más alejado de la realidad. Ellos
también saben que nosotros vinimos a esta ciudad, con mucha ilusión y prometimos
llevar al Burgos CF a los más alto, lo cual hemos cumplido en un tiempo prudencial,
con muchos errores y otros tantos aciertos en un momento muy difícil para el mundo
en general en materia económica.

Por ello, negamos absolutamente con energía y vehemencia todas las
manifestaciones difamatorias realizadas por los representantes del Grupo Yukon y
sus dos abogados.

Estamos convencidos que no hemos cometido ningún delito y tampoco resultan
coherentes, ni tienen asidero alguno las afirmaciones realizadas. En función de ello,
resulta importante recordar y tener presente que:

  • El Grupo Yukon, que hoy está realizando esta difamación pública fue y es nuestro
    socio.
  • Acompañó con su voto y presencia todas las decisiones tomadas en las asambleas
    correspondientes;
  • Suscribió todos los contratos conjuntamente con nosotros, cuando esto fue
    necesario realizarlo, ya que la gestión fue compartida;
  • Jamás se opusieron a ninguna propuesta realizada por nosotros, según consta en
    las diversas actas de las asambleas celebradas;
  • Siempre han mantenido una participación absolutamente activa en la gestión y
    como accionistas, ocupando, inclusive, cargos de relevancia;
  • Nunca hemos dejado la ciudad y estuvimos acompañando permanentemente, sin
    ninguna objeción, las decisiones tomadas por el Grupo Yukon, y;
  • Por último, las tareas contables aludidas por los “mediáticos denunciantes”,
    siempre fueron realizadas por personal ajeno a nuestra familia y con la intervención
    de un auditor encargado de la supervisión de dichas tareas.

En el escenario referenciado llama poderosamente la atención y nos preocupa la malicia sin límites que han tenido para elucubrar y exponer hechos absolutamente falaces, desconociendo, por el momento, los verdaderos fines que persiguen y que los llevaron a realizar el despliegue de una conducta marcadamente dañina para con la sociedad y la justicia; como así también, severamente hostil, lanzando amenazas hacia nuestra familia lo cual nos ha generado una grave perjuicio y una profunda estigmatización social.

No es fácil de entender las razones que guían a dañar uno de los logros más importantes para la ilusión de la afición. Se busca utilizar al sistema de justicia para lograr ventajas económicas y societarias absolutamente ilegítimas.

Todas estas conductas merecen y deben ser investigadas y sancionadas. Por ello,el próximo día 6 de julio en la Junta General, daremos las explicaciones portunas,ofreciendo pruebas y documentos, y queremos comunicar que hemos dado instrucciones a nuestros abogados para que evalúen el inicio de las acciones criminales correspondientes, como así también las de resarcimiento que tengan lugar como consecuencia de las conductas ilícitas antes expuestas realizadas por los representantes del Grupo Yukon.

Siempre hemos hecho un culto de la transparencia, siempre hemos enfrentado conresponsabilidad y, en esta ocasión, no sólo estamos como siempre a disposición de la justicia, sino que colaboraremos activamente para desenmascarar a quienes tienen intereses mezquinos y perjudican a un club que merece todo el honor conseguido.

Familia Caselli.