El 6 de julio se celebrará la Junta General de Accionistas para la incorporación de Miguel Ángel Benavente y Jesús Martínez en el Consejo de Administración.

El acuerdo esperado para la viabilidad del Burgos CF ha llegado entre la familia Caselli y el grupo de empresarios burgaleses que mantienen la mayoría del accionariado. Se van despejando las incógnitas y todo indica que el Burgos podrá competir en la Segunda División, que se ha ganado en el campo tras una gran temporada.

El 6 de julio se celebrará la Junta General de Accionistas, en cuyo Orden del Día se incluye una ampliación de capital y la incorporación al Consejo de Administración de Miguel Ángel Benavente y Jesús Martínez. Esta inclusión puede ser inmediata ya que el Consejo actual la puede aprobar a la espera de ser refrendada posteriormente por la Junta de Accionistas. Una circunstancia que permitirá al grupo Yucon de empresarios burgaleses comenzar a conocer la realidad económica del Burgos y comenzar las actuaciones.

Lo más urgente será el pago de las cantidades adeudadas a la plantilla, para que se retiren las denuncias y poder cumplir con las exigencias de la Liga de Fútbol Profesional, que también pasan por una serie de reformas en El Plantío, que requerirán de una fuerte inversión.

Otro tema, no menos importante, es el poder configurar desde estos momentos, una plantilla competitiva para afrontar la competición e la División de Plata del fútbol español. La continuidad de Michu como director deportivo se planeta como algo esencial, y también es deseo común que Calero siga al frente del banquillo blanquinegro, así como la renovación o continuidad, de gran parte de la plantilla que tiene contrato por dos temporadas.

Mucho trabajo por delante, pero lo importante es que la situación se ha desbloqueado y el Burgos CF queda abierto a su propio futuro. Una buena noticia para todos los aficionados, que han sufrido estos días las dudas y zozobras de lo que podía suceder, con mucha incertidumbre sobre si el Burgos podría hacer efectivo su ascenso. Todo empieza a solucionarse y se ha hecho la luz con el acuerdo entre las partes.

Hacía falta. Ahora a trabajar.