Las atletas burgalesas Lidia Campo (3000 obstáculos), Celia Antón y Solange Pereira (ambas en el 1500ml) realizaron buenos desempeños cosechando una mejor marca personal  y dos mejores marcas de la temporada.

Lidia campo ha decidido a cambiar su prueba y pasarse a los 3000 obstáculos y ayer realizó su mejor marca personal (9:55.77) finalizando en la 7ª posición. La carrera fue muy rápida ya que  la keniana Roseline Chepngetich ( 9:24.19) impuso su propio ritmo, seguida por la alemana Aimee Pratt ( 9:25.89) y la holandesa Irene Van Der Reijken (9:27.38), todas ellas ocuparon las  primeras posiciones y realizaron la mínima olímpica (9:30.00). La mediofondista del “grupo Universidad de Burgos” se situó detrás del grupo de cabeza y fue progresando poco a poco hasta entrar justo después de la madrileña Clara Viñaras (9:49.38).

La pupila de Benjamín Álvarez que ha finalizado en numerosas ocasiones 4ª y 5ª de España en 1500 metros ha decidido probar suerte este año en una de las pruebas más duras del atletismo, los 3000 metros obstáculos y su progresión está siendo sorprendente, mejorando ayer casi 12 segundos su MMP.

En la prueba del 1500 ml participaron la atleta del “grupo Universidad de Burgos” Solange Pereira (4:09.34) y la arandina Celia Antón (4:13.21) en una carrera que salió muy rápida con el objetivo de la consecución de la mínima olímpica (4:04.20).  La atletas burgalesas fueron muy bien colocadas hasta los últimos 200 metros que empezaron a verse superadas  por varias atletas. Solange terminó finalmente octava a menos de 3 segundos de su mejor marca personal (4:06.39) en 2017. Celia acabó 11.ª a 8 décimas de su marca conseguida en 2019 (4:12.52).