Un rival que fue segundo en la liga regular y que es muy complicado de ganar por su buena defensa.

CD Calahorra tras lograr la Liga Pro.- Foto: CD Calahorra

El CD Calahorra es, primeramente, el equipo que le ha caído en suerte al Burgos CF en la primera de las dos eliminatorias que tendrá que pasar para su regreso a la división de plata del fútbol español. Por aquello de su posición al término de esta extraña campaña regular (cuarto clasificado) podría decirse que, seguro, era el gran deseado para todos los equipos antes de la realización del sorteo.

SEGUNDOS EN LA LIGA

El equipo riojano logró su clasificación gracias al segundo puesto logrado en la primera fase en un grupo que congregó un grupo aparentemente más sencillo. Acompañaron al Calahorra el Tudelano y la SD Logroñés y tuvo que dejar atrás, eso sí, equipos con cierto peso en la categoría como lo son Izarra, Haro, Osasuna B, …

En esta primera fase, los calagurritanos sobresalieron, sobre todo, por encajar muy poco. Tan solo seis goles tuvo el equipo que sacar el balón del interior de su portería, aunque a decir verdad, tampoco es que se prodigaran mucho en esa labor los rivales. Al final, los partidos del Calahorra brillan por la escasez de goles y la gran mayoría acabaron con victorias por la mínima.

En esa primera fase los riojanos solo cayeron derrotados en dos ocasiones y, curiosamente, ambos fue contra el mismo equipo, el CD Ebro. Al contrario, la victoria más holgada la obtuvo frente a Osasuna B en la Planilla por 4-1.

EL PEOR MOMENTO

Algo más complicado fue la segunda fase, sobre todo por un arranque que invitaba al pesimismo. Dos derrotas frente al Athletic Club B y Real Sociedad B en Lezama y la Planilla respectivamente, en ambos encajando dos goles, hacían comprender que mantener el nivel de la fase anterior se iba a convertir en un logro complicado.

Sin embargo, tras empatar con Amorebieta (0-0) en Urritxe, los rivales del Burgos neutralizaron a los filiales vascos con sendas victorias para repetir resultado frente al Amorebieta como local en un partido donde no se jugaba nada al estar clasificado como mejor cuarto de forma matemática.

BUENA DEFENSA

Su clasificación para esta fase de ascenso lo cimienta en ser un equipo reconocible dentro de la categoría. Defensa muy ordenada, siempre en su sitio, y sin realizar grandes alardes. En este aspecto, Roberto tiene su protagonismo. Cuando sus compañeros dejan el más mínimo resquicio, el tinerfeño está ahí para evitar males mayores. En la defensa, Borja Vicent, Santamaría y Titi es la terna que alterna el entrenador Diego Martínez para la línea defensiva. Después cuenta con un latera derecho de largo recorrido que se prodiga en subidas con centros peligrosos. Es el francés Tomas Carrique, jugador que procede del Girondis B.

El centro del campo es fijo para Víctor Andrés, un buen jugador que maneja el equipo y que tuvo que retirarse en el partido frente a la Real Sociedad B en Zubieta. Acompañándole, Fran Sota y Tarsi suelen ser los habituales.

EL PROBLEMA DEL GOL

Para la parte alta, gusta mucho Diego Martínez de meter una línea de tres acompañando al delantero, posición que suele ocupar Marc Nierga. En esa zona destaca la veteranía de Rayco, jugador que debutó en primera con el Rayo Vallecano y que jugó en equipos como el Castilla o Mirandés en segunda división. También está brillando Iker Amorrortu, sobre todo por su rendimiento de cara al gol, convirtiéndose en el máximo goleador de su equipo. Y si el técnico considera necesaria la presencia de envergadura en la parte alta, Jorge Martínez es el elegido. El delantero está cedido por la Real Sociedad y destaca, sobre todo, en el juego de espaldas.

CUIDADO CON LA PRESIÓN

Si analizamos tácticamente al Calahorra, destacaremos, sobre todo, la sobriedad de su juego y el empecinamiento en una presión muy alta que ahoga al rival. Es la búsqueda de robar el balón pronto y muy cerca del área contraria para aprovechar su frescura física de los minutos iniciales.

Es cierto que esta presión no va a ser constante y que suele diluirse a medida que avanza el partido, sustituyéndola por una disposición más retrasada con las líneas muy juntas y sin ofrecer muchas opciones al rival.

La salida del balón desde posiciones retrasadas suele hacerlo con previo juego combinativo y finalmente, lanzar un balón largo buscando la parte alta. Eso suele ocurrir cuando entra en contacto con el balón Borja Vicent.

PUNTOS DEBILES

Sin embargo, no todo es perfecto. La presión del inicio de los partidos suele conllevar separación entre la línea defensiva y el resto, que pueden ser fácilmente aprovechadas para crear peligro. De igual modo, a pesar de todo, no es un equipo de gol fácil. Le cuesta marcar y eso hace, junto a su buen rendimiento defensivo, que sus resultados terminen siendo muy ajustados.

Que el sorteo no iba a ser “propicio” para el Calahorra era sabido y quizá sea otra de las bazas con la que cuentan. Eso sí, los calagurritanos han demostrado que su rival será un hueso duro de roer. Esto se desprende de las palabras de su técnico, Diego Martínez, apuntado que el Burgos es un equipo hecho para ascender, muy completo y con varios registros.

MUCHO RESPETO AL BURGOS

El entrenador habla del Burgos como un equipo potente en presupuesto, jugadores, trayectoria y entidad. Al igual que su equipo, reconoce que los burgaleses son un equipo que encaja pocos goles, con un buen trabajo colectivo, destacando a jugadores como Berjón, Juanma y Alarcón a los que apunta como capaces de definir partidos.

Reconoce el técnico que sumar 50 puntos habla muy bien del Burgos y que demuestra que han sido superiores a todos sus rivales. Entiende que la necesidad de ascenso puede jugar a su favor, puesto que el equipo burgalés puede jugar presionado por esta circunstancia que intentarán aprovechar: “Nosotros somos conscientes de que la fase de ascenso es un premio merecido, debemos estar tranquilos y hacer un gran partido”.