Los empresarios burgaleses, exdirectivos de la entidad, se hacen con el 85 por ciento del accionariado mientras la familia Caselli queda con algo más del 10 por ciento aunque controla actualmente el Consejo de Administración.

Exdirectivos del Burgos en una pasada asamblea.- Foto: Burgosdeporte

Lo adelantábamos hace algunos días y se ha hecho realidad. El comunicado de los jugadores el pasado viernes ha sido la antesala de la entrada en acción de los exdirectivos del Burgos, empresarios de la ciudad, que han estado solventando las deudas de la entidad blanquinegra en los últimos meses para que pueda sobrevivir.

Ahora se ha materializado el paso de las acciones, hasta el 85 por ciento, a este grupo de empresarios, mientras la familia Caselli queda con algo más del 10 por ciento, y un 5 por ciento restante está en manos de los pequeños accionistas.

Burgosdeporte se ha puesto en contacto con varios exdirectivos que ahora son accionistas mayoritarios, aunque consideran que no es momento de hacer declaraciones, sino de aportar tranquilidad y solvencia al club en un momento decisivo donde puede conseguir el retorno a la Segunda División y volver de lleno al fútbol profesional que la ciudad y la afición lleva años reclamando.

MENSAJE DE TRANQUILIDAD Y SEGURIDAD

El objetivo común es aportar tranquilidad en materia económica y garantizar el pago de las nóminas a los jugadores, así como hacer frente al resto de pagos. Una solvencia que garantiza que el Burgos no tendrá problemas ante la AFE ni la Federación Española de Fútbol sobre deudas. Según publica hoy Diario de Burgos, la entrada de capital inicial es de 600.000 euros para hacer frente a estos pagos.

En realidad este grupo de empresarios ha hecho posible la supervivencia económica del club, abonando las nóminas de los jugadores y los pagos inaplazables como en el caso de los exentrenadores José María Salmerón y Fernando Estévez.

HOJA DE RUTA Y CONVOCATORIA DE JUNTA DE ACCIONISTAS

La hoja de ruta en estos momentos es que todo transcurra con la normalidad y tranquilidad que debe vivir el club en estos momentos de ilusión ante una fase de ascenso y posteriormente adoptar las decisiones necesarias para poner al día la gestión de la entidad, que pese a este cambio de accionariado sigue en manos de la familia Caselli, con Franco Caselli como presidente y así seguirá siendo en un futuro inmediato.

Cualquier cambio en la gestión del club pasa por una convocatoria de Junta General de Accionistas que solo puede convocar el actual Consejo de Administración, en el que la familia Caselli cuenta con mayoría absoluta. Además la convocatoria de Accionistas debe hacerse, según establecen los estatutos, con 30 días de antelación a su celebración, por lo que los plazos para cualquier cambio no son cortos.

EL BURGOS NO DESCENDERÁ POR PROBLEMAS ECONÓMICOS

En cualquier caso, el deseo de los directivos es llevar a la plantilla y trabajadores del club, así como a toda la afición burgalesa, el compromiso de que el Burgos no va a sufrir, como sucedió en otros tiempos, ningún descenso por problemas económicos ni administrativos, y en ello llevan trabajando durante muchos meses, para sostener la viabilidad económica. Aseguran también que cuenta para ello, con la familia Caselli.

EL ASCENSO, UN DESEO DE TODOS

Ahora lo importante para todos es que el Burgos consiga sus objetivos en la actual fase de ascenso que se celebra en Extremadura.

En definitiva, se va cumpliendo lo que desde Burgosdeporte y otros medios avanzamos hace algunas semanas, que ahora se ha materializado.