Patrick Comninos– Foto: Baskeball Champions League

El CEO de la BCL ha pasado revista al estado de salud de una competición en la que prima la meritocracia deportiva sobre el modelo cerrado elitista y que en su quinta edición se ha consolidado como la segunda gran competición europea gracias a un renovado sistema de competición demostrando cintura y flexibilidad ante la pandemia del Covid19, la poderosa calidad de sus participantes, la magnifica exposición mediática y digital en redes sociales con una cobertura multimedia sensacional y que cuenta con un atractivo espectacular: el campeón de la competición se embolsa un millón de euros como premio.

Sobre el reto de organizar una Final8 en época Covid

Todos nos hemos tenido que ajustar  a la realidad que vivimos. Ha sido una temporada de retos constantes a nivel internacional integrando protocolos y necesidades de distintos países. Nuestra intención era que fuese una de las mejores temporadas y hemos hecho lo posible adecuando nuestros planes, sistemas y demás en colaboración con todos nuestros clubes primando siempre el modelo deportivo. Organizar este torneo con las medidas Covid19, los protocolos y todas las medidas de seguridad ha sido un reto pero lo hemos logrado sacar adelante con gran esfuerzo de todas partes.

Balance de la Final8 presente

La Final 8 se ha realizado de nuevo en lugar de la Final4 por calendario y necesidades. Ha sido un evento extremadamente bien organizado realizando importante ajustes, esfuerzos y sacrificios… con la importantísima ayuda del club, que ha demostrado un compromiso sensacional pese al mazazo de quedar eliminados el primer día. Todos los mensajes que hemos recibido de los participantes y en redes sociales han sido muy positivos y se ha ensalzado toda la producción audiovisual con imágenes, videos y fotos de mucha calidad.

Reflexión sobre la rápida evolución en apenas 5 años

Es nuestra quinta temporada y si echamos la vista atrás tendiendo en cuanta el momento tan dinámico y volátil que vive el baloncesto europeo, cuando empezamos en 2016 nos fijamos la meta de tres años vista construyendo la credibilidad de una competición nueva y joven pero ambiciosa. Se ha demostrado la credibilidad de la BCL, nuestro crecimiento en BCL, nuestros valores y modelo deportivo, hemos constatado el apoyo de los aficionados. Logrado eso trabajamos en paralelo en el crecimiento con patrocinadores y partners. Entonces llegó el impacto del Covid19 y los objetivos de esta dos últimas temporadas se han alterado: la pasada campaña la BCL fue la única competición en proclamar un campeón, como Burgos, en la apasionante Final8, y esta temporada ha sido la de adaptarnos a las circunstancias, salir adelante demostrando permeabilidad y flexibilidad gracias al apoyo y sinergias de partners nuestros como son las ligas nacionales.

Mirar al futuro

Para el futuro queremos apuntalar la BCL como una competición del más alto nivel en el panorama europeo. En estas cinco temporadas hemos tenido 38 países representados y más de 130 equipos participantes, esto va con nuestro ADN, nuestra filosofía de representar a todo el ecosistema europeo del baloncesto. En las próximas semanas iremos desvelando nuevas novedades que nos ayudarán a llegar a nuestras metas.

Impacto en clubes más allá del premio del millón de euros

En este momento tan difícil ha sido una prioridad mantener los premios económicos pese al impacto tan importante del covid19 en la industria deportiva y hemos logrado mantener nuestras promesas tanto la pasada como esta y creemos que es importante ya que otras competiciones no han podido mantenerlo. Nuestro compromiso era firme y lo hemos cumplido. De cara al futuro seguimos trabajando, según crezca la competición también queremos que crezcan los beneficios para los clubes, que van más allá de lo económico en términos de exposición mediática, jugadores, refuerzo de marca, permitirles el crecimiento dentro de las ligas nacionales… Así que vamos a seguir trabajando con nuestros socios. No se trata sólo de atraer la atención de equipos interesados por la vía económica, creemos en un retorno que va mucho más allá. Queremos seguir creciendo, seguir contando con equipos de altísimo nivel que añadan valor a la BCL como competición.

Patrick Comninos.- Champiosn League

El gran ejemplo que es Burgos

San Pablo Burgos es un ejemplo de lo que las competiciones europeas deportivas deberían ofrecer a los clubes. La competición europea debería producir beneficios y no problemas a los equipos, debería ser la guinda del pastel y es en lo que trabajamos. Ellos se ganaron el derecho de participación vía deportiva, han firmado partidos impresionantes hasta ser los campeones de la pasada edición y ahora están en la final de nuevo. Estamos encantados con equipos como Tenerife o Burgos, que son dos habituales, ver cómo crecen en la liga nacional y rinden a un gran nivel en la BCL.

Burgos es un club que encaja a la perfección en nuestro ADN y ética, ha roto todo tipos de record de asistencia, es un club que merecía nuestra atención cuando empezamos  a trabajar juntos hace años y estamos encantados con poder colaborar muy de cerca con ellos.

Impacto de los equipos ACB en BCL

En 2016 apenas teníamos una peticiónde equipos desde la ACB, el Tenerife. El ejemplo de equipos como Murcia, Zaragoza, Tenerife o Burgos demostrando el gran impacto que han tenido, hemos pasado a tener un récord de hasta 9 peticiones de equipos españoles. Todo un logro y a la vez un orgullo por lo mucho que se trabaja en ofrecer un retorno a todos los participantes.

La importancia de la ACB en la Champions League

Es la tercera final con un equipo español y demuestra la gran calidad que hay en la ACB. Si Burgos se proclama campeón, esto no debería abrir una plaza extra, España tendría 4. Es de sobra conocido que la ACB es la liga más competitiva en Europa, es la que más fondo de armario tiene, más calidad, cualquiera de sus equipos sería competitivo en Europa. Desde el primer día hemos trabajado codo con codo para desarrollar la BCL con la ACB, al principio no fue fácil, pero nuestra colaboración es exitosa y un ejemplo desde hace años. En la última asamblea, Antonio Martín fue seleccionado para el Board de la BCL de forma unánime y esto demuestra la alianza tan fuerte que tenemos. La ACB desde luego es un mercado muy importante para la BCL.

La importancia del modelo deportivo

Vamos a seguir trabajando con todas las Ligas para que puedan seguir creciendo, poniendo en valor los criterios deportivos, que es algo muy valorado por las Ligas Nacionales, y seguir colaborando de forma muy cercana para el desarrollo y el máximo impacto de las respectivas competiciones domésticas.

Beneficios de cambiar el formato inicial por el Covid19

Estos cambios necesarios que hicimos adaptando nuestro tradicional formato de 4 grupos de 8 a 8 de cuatro fue importante convirtiendo una crisis en una oportunidad ganando tiempo para reubicar partidos, además cada partido ganó en importancia e interés… la pena es que los aficionados no pudieran vivirlo in situ en las gradas. Ahora valoraremos esta sistema con algunos pequeños cambios ya que solamente ha traído beneficios y ha sido un balón de oxígeno en plena pandemia.

Una Final8 sin anfitrión

Estamos en ese momento de madurez y crecimiento que nos permite pensar desde luego en celebrar una final en una sede neutral sin la necesaria participación de un equipo como anfitrión. Vamos a explorar desde luego esta opción.

Impacto y desarrollo de las redes sociales

Es esencial, y más en época Covid, una producción televisiva, audiovisual y vía redes sociales de un altísimo nivel y creemos que hemos logrado la mejor producción global hasta la fecha y esto ha sido gracias a incontables horas de muchísimo trabajo.

Desde el inicio hace cinco años es algo en lo que hemos crecido, defendido, trabajado y desarrollado. Somos la primera competición europea a nivel de impacto en redes sociales, los aficionados, clubes, jugadores y responsables de prensa de los clubes agradecen mucho este trabajo que nos lleva a registrar unos datos de récord.

Futuro del baloncesto en Europa

Una de las misiones de la BCL que nos fijamos desde el inicio es cambiar el panorama actual del baloncesto europeo. Vemos que los equipos de élite europea llegan a perder hasta 30 millones de euros al año, esto es un entorno artificial desde los equipos de fútbol o dueños millonarios pero esto se acaba cuando el dueño decide parar.

Nosotros proponemos un modelo muy distinto, queremos que los equipos puedan capitalizar sus ingresos, que sean un éxito y que se clasifiquen por el modelo deportivo. Creemos que cuatro competiciones son demasiadas. FIBA lleva desde hace años trabajando en mejorar esta situación de forma concienzuda trabajando con los clubes, ligas y federaciones intentando encontrar el mejor modelo.

Crecimiento de equipos y mercado

Nosotros trabajamos con los equipos, les informamos de lo que hacemos para que tengan todas las cartas y puedan decantarse por este modelo en el que premia lo deportivo. Hay mercados que son un auténtico reto. Estamos en una situación en la que hablamos de una filosofía deportiva distinta respecto a modelos cerrados y trabajamos con los equipos, las ligas y las federaciones para que los equipos puedan tomar las decisiones más adecuadas.