El conjunto burgalés cae derrotado en casa frente al Peñaranda y suma su séptima derrota consecutiva.

Así lucía el campo de Luis Pérez Arribas durante la tarde de domingo .- Foto: Canal54

El Real Burgos vuelve a sucumbir ante uno de sus rivales directos, en esta ocasión, frente al Peñaranda, en un partido donde el cuadro rojipardillo tuvo escasas ocasiones de gol y generó dudas en defensa. Los burgaleses no supieron neutralizar las acciones al contragolpe del equipo salmantino, y sucumbieron con los tantos de Luis Hernández y posteriormente Antonio en la segunda mitad. Duro varapalo para el Real Burgos, que con esta derrota suma siete jornadas sin puntuar y sus opciones de salvación quedan en una situación límite y delicada.

En la primera mitad, el encuentro estuvo igualado. Ambos equipos salieron con mucha intensidad y con la obligación de conseguir tres puntos que resultaran clave para seguir teniendo opciones de lograr la permanencia. Fueron minutos de buen espectáculo, en el que el conjunto rojipardillo pudo estrenarse en el marcador con un disparo ajustado de Pantera y más tarde en un remate de Taborda que golpeó en el poste de la portería salmanquina.

Sin embargo, estas buenas sensaciones se desvanecieron a la media hora de partido, cuando Luis Hernández finalizaba una gran acción al contrataque y batía al portero Alex Campos, estableciendo el primer gol de la tarde para su equipo.

El partido llegó al descanso con victoria del equipo charro, que supo aprovechar sus ocasiones ante un Real Burgos sin definición de cara a portería.

La segunda mitad fue diferente a lo esperado. El equipo de Marcos López dominaba el encuentro pero le costaba llegar al área rival. Apenas hubo acciones de excesivo peligro donde los burgaleses inquietaran la portería del Peñaranda.

Por otro lado, los salamantinos tenían un plan de juego que culminaron a la perfección. Frente a un Real Burgos que conforme pasaban los minutos dejaba mas espacios en defensa, el Peñaranda supo estar bien posicionado en el campo y salir al ataque con rápidas transiciones por ambas bandas. Así llegó el segundo gol, obra de Manu González, que daba ventaja a su equipo a falta de quince minutos para el final.

Con el 0-2 en contra, el cuadro rojipardillo se vio afectado moralmente y terminó encajando una dura derrota que aleja aun más si cabe de las opciones para lograr la permanecia en la 3º RFEF. Una situación que parece no mejorar y que quizá sea ya demasiado tarde para arreglar.

El próximo encuentro del equipo burgalés será en casa frente al Santa Marta de Tormes, con fecha y hora por confirmar.

MENSAJE DE PROTESTA DEL REAL BURGOS HACIA EL AYUNTAMIENTO

El conjunto rojipardillo publicó a través de un mensaje vía Twitter su protesta hacia el Ayuntamiento de Burgos y su gestión en los equipos de fútbol de la ciudad.