El equipo burgalés quiere brindar a su afición una victoria en esta recta final de la competición y este viernes recibe al Basquet Girona.

Foto: Jarcha/Burgosdeporte

El Tizona Universidad de Burgos afronta un complicado cierre de temporada tras confirmarse de forma matemática su descenso a LEB Plata el pasado fin de semana. Su derrota ante el Real Canoe y las victorias de varios de sus rivales directos, conllevaron la pérdida de la categoría del equipo de Lluís Riera de cara a la próxima temporada. Pese a todo, el equipo azulón tratará de mostrar su mejor versión en los tres encuentros restantes de liga para que su afición pueda terminar la campaña con un mejor sabor de boca. Para lograrlo, volverán a encomendarse al efecto de jugar en su pabellón y ante su público, algo que les ha permitido obtener la victoria en sus tres últimos partidos como locales.

ESTE VIERNES EL BASQUET GIRONA

El penúltimo equipo que visitará El Plantío esta temporada será el Bàsquet Girona de los ex azulones Albert Sabat y Carles Marco en un encuentro que se disputará el viernes a las 19.00 horas ante un aforo limitado de público. Las entradas para el partido pueden adquirirse en las oficinas del club en horario de tarde y en el propio pabellón el

El Bàsquet Girona es un conjunto que alterna el objetivo de evitar el descenso con la pelea por acceder al último puesto disponible de play off de ascenso existente en este grupo por la permanencia. Su reciente dinámica de resultados no es positiva, ya que han enlazado tres derrotas consecutivas. Después de quedarse a tan solo un triunfo de disputar la fase por el ascenso a ACB, los catalanes iniciaron la segunda ronda de la competición con dos triunfos, incluido el logrado de forma holgada ante el Tizona Universidad de Burgos en su feudo. Sin embargo, el mes de abril aún no les ha brindado ninguna alegría, al caer derrotados en Melilla, en Orense y ante el Cáceres Patrimonio de la Humanidad. Todas ellas, derrotas muy ajustadas, por tan solo uno o dos puntos de diferencia, incluida una tras prórroga.

En el vestuario visitante se encuentran dos ex jugadores del Tizona, uno de ellos centrado ahora en las labores de entrenador, como es Carles Marco. El base de Badalona disputó en Burgos en 2009 una de sus últimas campañas como deportista profesional. Ahora se encuentra a los mandos del Bàsquet Girona, equipo al que llegó el pasado verano tras dirigir a otros clubes como el Oviedo o el Palencia. Más reciente fue el paso por Burgos de otro de los ahora integrantes del conjunto gerundense. El veterano base Albert Sabat sigue disfrutando del baloncesto, como ya hizo entre 2013 y 2015 en las filas del Tizona, donde logró dos ascensos a ACB, categoría en la que competiría posteriormente durante cuatro campañas consecutivas.

El puesto de dirección de juego, además del propio jugador catalán, lo ocupan dos jóvenes incorporados en el pasado mercado de verano como son Pedro Barral o Kari Jonsson. Otra pieza de perfil exterior que destaca por su precocidad y sus buenos números en el lanzamiento desde el perímetro es Pep Busquets. Dicho juego lejos del aro lo competa Gerard Sevillano. Además, Carles Marco contará con diferentes alternativas para las dos plazas de la zona interior. A Robert Cosialls se sumaban este año Davis Rozitis y Biram Faye, llegados del Guipuzkoa Basket, así como cuatros con buen tiro exterior como Schaftenaar o Ryan Logan.