Una plantilla de campeones.- Foto: Jarcha/Burgosdeporte

Sin duda, la de la jornada veintidós fue larga. Porque el Burgos, además de jugar contra el Zamora en el Plantío, de alguna manera, también jugaba en los Anexos de Zorrilla y este detalle no pasó inadvertido.

Anunciábamos durante la semana que el Burgos tenía algo más que opciones claras de campeonato. Estaba claro que el punto que le restaba sumar lo iba a hacer, bien por lograrlo por sí mismo, bien porque el Valladolid Promesas dejaría de sumar una victoria. Y así fue, a las primeras de cambio. No hubo que esperar mucho para que la parroquia burgalesa se llevase la primera alegría del día. A medida que los goles caían en Valladolid del lado vigués, el campeonato se acariciaba y el partido de la tarde donde ahí sí, el Burgos estaría presente, quedaría para celebraciones.

La afición burgalesa celebró el campeonato y la victoria ante el Zamora.- Foto Jarcha/Burgosdeporte

Y no es que la celebración se pueda decir que fuera excesiva. Más bien todo lo contrario. Es cierto que ganar el título de campeón de liga mientras no vaya acompañado de propina se queda como que no es nada. Pasa en cualquier categoría, incluso en la de plata, aunque en ésta, el premio de serlo lleva consigo el ascenso.

Y no iba a ser menos. Cierto es que ya se respiraba en el ambiente ciertas ganas de celebrarlo pero la normalidad no abandonó el puesto. Además de la goleada celtiña de la mañana la afición no dejaba de recordar los acontecimientos extra deportivos que envuelven a los blanquinegros. Fue recurrente a la llegada al municipal y como siempre, enriquecedor.

Del partido, lo de siempre. Un Burgos más Burgos, si cabe y mejor; y un Zamora, menos Zamora, pero por el trabajo del primero. Tuvieron mérito los zamoranos que arrancaron comentarios elogiosos sobre todo de su trabajo en los primeros 15 minutos. Y aunque Calero quitase hierro al tema contratacando con la presión que también infringieron los suyos al rival, lo cierto es que la opuesta quedó en no pocas memorias de una afición que, sin perder la confianza, vieron pulular por el ambiente augurios oscuros.

Pero este equipo es un campeón en toda la regla y como tal, la suerte le acompaña (al menos hasta el momento)…. De acuerdo, la suerte y muchas dosis de trabajo bueno y eficaz que terminan por encontrar respuesta. Y así pasó con la presión de Cerrajería y sus compañeros. Ese trabajo se tradujo en un claro derribo que abrió la senda del triunfo de la celebración.

Calero y Juanma abrazados tras el primer gol.- Foto: Jarcha/Burgosdeporte

Y cuando algo se hace bien hay que decirlo, incluso hasta cuando es para el árbitro. ¿Cómo? Más si es para el árbitro. Encontrar uno que tenga un arbitraje más que aceptable y que sepa aplicar la ley de la ventaja favoreciendo al que sufre la falta se ha vuelto una causa complicada en este mundo del arbitraje en la categoría. Además, y para mala suerte del Zamora, también tuvo el acierto (desde mi modesto punto de vista) de señalar un segundo penalti tan claro como real que se dejan de señalar.

Y el partido transcurrió y la afición celebró el campeonato (no se nos olvide) con otra buena y merecida victoria y, desde luego, con los jugadores en el campo una vez concluido el compromiso.

Claudio celebra el tercer gol.- Foto: Jarcha/Burgosdeporte

Tanta alegría se dio que el máximo exponente fue el propio Julián Calero al que pudimos recibir en la sala de prensa relajado, feliz y agradecido del trabajo a sus jugadores, cuerpo técnico y demás componentes de la empresa.

Ahora restan dos partidos para terminar la competición regular y luego, el caramelo y premio. Todos esperamos con impaciencia la llegada de esa fase de ascenso pero no volverse locos también es un buen arma. El Burgos ha cumplido con sus deberes y ahora toca la guinda pero no nos “araquiricemos” si no se consigue. El departamento deportivo de la empresa está en el buen camino y lo que no es deportivo pero ha trabajado para ello lo ha trazado y debe ser reconocido. Buena nota deben tomar del rendimiento en esta área para trasladarlo a otras del club que no dan la sensación de tan buena marcha. Notas que, como dicen en mi pueblo, bien debieran tomar “los de fuera y los de dentro” (Sé que corro el riesgo de malas interpretaciones y lecturas equivocadas. Asumo el riesgo; y, el error, no de quienes se confunden en ello, será, sin duda, del que escribe).

Ahora a disfrutar del campeonato que ya iba siendo hora y a esperar lo que venga. Pintar, pintar,… pinta bien…

El resto del grupo…

Pues ha perdido interés la cosa. Perdido el poco interés que quedaba, sobre todo porque rivales al Burgos le quedaban pocos. Pero en fin, no podemos pasar sin mencionar la abultada victoria del Celta B frente al Valladolid Promesas que, además de darnos matemáticamente el campeonato antes de jugar frente al Zamora, hace mucho más meritoria el partido que el Burgos disputó en Balaídos frente al filial céltico.

Idiaquez fue destituido en la Leonesa.- Foto: Diario de León

El que definitivamente se le ha atragantado el hueso de la aceituna es a la Cultural. Rival directo del campeonato, en esta segunda fase ha perdido la condición y lo que es más llamativo, una buena parte de asegurarse su presencia en la fase de ascenso, más bien, habría que decir que ha perdido gran parte de ellas. Su tercera derrota consecutiva le ha hecho salir de los puestos clasificatorios, entrar en pánico a la ribera del Bernesga y hacer rodar la cabeza de Iñigo Idiákez dejando el papelón en manos del hasta ahora técnico del Júpiter Leonés. Mientras, su rival, Unionistas, sigue dando alegrías a los suyos. Además de meterse en la fase por el ascenso y asegurarse una plaza en la Primera Federación para la próxima temporada, aún tiene cosas que contar y presenta candidatura para luchar por el ascenso a la Liga de Fútbol Profesional. Una buena trayectoria sin duda alguna.

Las puntuaciones…

El Mejor (10): ¿Cum laude?… Esperaremos un poco, sobre todo porque aún no ha terminado el trabajo y no estaría mal que se rematara. Dicho esto, sin duda, en el partido especial por aquello de lograr el campeonato, creo que es justo otorgar la mejor puntuación a la plantilla completa del Burgos, incluido a su cuerpo técnico. Su trabajo, profesionalidad, sobreponerse en momentos adversos, superar situaciones dolorosas e incluso algunas mantenidas, dar muestra de grupo, y, lógicamente, su rendimiento, son factores más que suficientes para que en este partido se reconozca desde esta posición la labor desarrollada.

Barovero (10):No tuvo intervenciones de mérito porque el Zamora no aprovechó para generarlas.

Zabaco (10):En su línea. Seguridad e incluso se permitió algunas llegadas a las cercanías del área rival. Vio la tarjeta y fue sustituido.

Undabarrena (10):Estuvo más activo en el partido de hoy. Está en un buen momento y el equipo lo nota.

Raúl Navarro (10):Ha terminado por convencer al técnico y su titularidad no es discutible. Trabajador en el trabajo encomendado deja detalles de buena calidad.

Juanma (10):Necesitaba el gol y volvió a marcar, aunque fuera de penalti. En lo demás, vimos, una vez más a Juanma. La afición se lo reconoció al dejar el terreno de juego.

Cerrajería (10): Cuando este tío está es una delicia. Y estuvo… Con su presencia da solidez al equipo aun cuando no participe del juego del balón como desearíamos.

Guillermo (10): Buen trabajo en la parte alta. Mejoró sus prestaciones y eso es una buena noticia. Marcó su gol y eso es otra buena noticia.

Elguezabal (10):Poco se puede añadir de este jugador. Un seguro aéreo y una fortaleza terrestre.

Córdoba (10): Un valor incuestionable para el Burgos. Jugador de banquillo, cuando el equipo lo requiere está y rinde a un más que óptimo nivel.

Lobato (10): Había perdido su presencia en el once inicial, pero en ésta ocasión Calero volvió a contar con él. Trabajo y lucha con ayuda al ataque. Un buen lateral.

Berjón (10): Cuando un jugador se retira del terreno de juego, el aplauso del público es unánime y muchos (pero muchos) se levantan para despedirle poco más se puede añadir.

Leak (10): No ha tenido muchos minutos esta temporada pero ha cumplido. Eso le da mérito.

Pisculichi (10): En este caso, la nota se la otorgaron los compañeros al celebrar el tercer gol. Una asistencia impecable. Cuando ves el gesto, sabes los calificativos.

Javi Gómez (10): Ha sido jugador importante desde el banquillo dando velocidad al juego del equipo.

Claudio (10):Frente al Zamora volvió una versión más que aceptable, y no por el gol, que también, sino por la importancia de dar la referencia en la parte alta al equipo. Mejoró.

Iago (10): Otro de los que no ha tenido minutos pero ha dejado muestras de desparpajo y calidad. Debe crecer, sin duda, pero hay que valorar su colaboración.

Óscar López (10): Estar bajo la sombra de un portero como Barovero te cierra muchas opciones de sumar minutos. Sin embargo, ha demostrado saber estar y lo más importante, los pocos minutos que ha tenido lo ha hecho realmente bien.

Álvaro (10): No pudimos ver sus entradas por banda, sus cortes, en definitiva su juego… El descanso le vendrá bien para lo que queda de campeonato. Un gran lateral con un gran rendimiento.

Robert Alarcón (10): Tampoco estuvo frente al Zamora. Un jugador que, quizá, hemos esperado más de él, pero que ha ido a más y está llegado al desenlace final en un buen momento.

Miki Muñoz (10):Otro de los ausentes. Jugador muy importante en el centro del campo porque genera músculo. Es un llegador y su aportación al juego ofensivo le hace ser importante.

Julián Calero (10):Un buen capitán para una buena nave. Buen preparador de partidos y, lo más complicado, gestionador de los mismos. Ha sabido mantener un buen orden en la plantilla y su trabajo le ha sido favorable en muchos encuentros.

Resto de Equipo (10): El resto de los integrantes del equipo por hacer su trabajo y favorecer la buena marcha del equipo. Técnicos, utilleros, delegados, físios, médicos merecen la buena nota que tiene el equipo esta temporada.