Luís Rubiales, Presidente de la Real Federación Española de Fútbol, convocó a los presidentes de los 30 equipos clasificados para debutar en la nueva categoría del fútbol español, la 1ª RFEF.

No había muchas esperanzas puestas en que de la reunión se extrajeran grandes novedades y al final, prácticamente, lo temas más importantes quedan pendientes. Eso sí, buenas palabras y, sobre todo, tentadoras son las que ha dejado sobre la mesa la reunión mantenida para dar las primeras pinceladas.

Definitivamente, la categoría estará formada por 40 equipos y su división atenderá a razones de proximidad geográfica. Con esto, los problemas de composición que año tras año ha sufrido la segunda división B no queda resuelta, aunque eso sí, con dos grupos, los problemas, se intuye, serán menores.

También conocemos la lista de los 26 equipos que seguro estarán en ella salvo que se produzcan situaciones poco apetecibles. De la treintena de equipos clasificados en la primera fase para meterse en la lucha por el ascenso, cuatro ascenderán por lo que pertenecerán a una categoría superior. A los 26 equipos se les sumará los 10 equipos que se clasifiquen en esta segunda fase del grupo intermedio. Y finalmente, los 40 los completarán los 4 equipos que descenderán de la segunda liga nacional.

De los equipos actualmente clasificados, nuestra comunidad aporta cinco equipos. Unionistas, Zamora, Cultural, Valladolid B y Burgos. Además, deberemos esperar a la resolución de la clasificación desde el grupo intermedio donde Numancia intenta meterse en el ascenso con casi un seguro Deportivo de la Coruña.

También parecen haberse dejado claro el sistema con el que se van a gestionar los ascensos y descensos la próxima campaña en esta categoría. De momento, los cuatro ascensos a la Liga de Fútbol Profesional se van a repartir en dos partes. Los dos campeones de cada grupo de la categoría obtendrán el ascenso directo, recibiendo un premio justificado por la regularidad mantenida en la competición. Las otras dos plazas se las repartirán los vencedores de los cuatro siguientes clasificados de ambos grupos. En este caso se llevarán a cabo eliminatorias cuadrando los partidos por posición final de la liga y ascendiendo aquellos equipos que logren imponerse en las dos eliminatorias.

También se ha definido la parte correspondiente al descenso. En este caso será 10 los equipos descendidos, cinco por cada grupo.

Pero además de las buenas palabras de patrocinios, derechos audiovisuales, y demás posibles fuentes de ingresos, concreción poca. Qué obligaciones van a tener los equipos para poder competir se queda en la rumorología de bar. Entre ellas, las dudas se establecen en los límites salariales, obligaciones de los clubes con las administraciones públicas, fichajes de jugadores de menos de 23 años, exigencias sobre los terrenos de juego donde se disputen los partidos, cuerpo arbitral,…

Demasiados flecos para un calendario que está en marcha y que deja pocas fechas para concretar.

Esperemos que al final no quede como un puro parche que deja a la Federación en mejor posición que antes, pese a que, a primera vista, parece quedar perjudicada.