El equipo burgalés recupera el encuentro aplazado ante el Levitec Huesca, rival directo en la lucha por la permanencia.

Fotos: Jarcha/Burgosdeporte

El Tizona Universidad de Burgos volvió a mostrar su mejor versión de juego el pasado domingo en El Plantío ante su afición. Ahora debe continuar sus deberes lejos de casa, donde afrontará dos encuentros consecutivos sin apenas descanso entre ellos. El primero de estos importantes duelos de cara a subir posiciones en la clasificación y salir de los puestos de descenso tendrá lugar en tierras aragonesas. Los pupilos de Lluís Riera quieren desplegar su mejor juego también a domicilio y el Levitec Huesca pondrá a prueba su fiabilidad en este aspecto. La victoria lograda ante el ICG Força Lleida refuerza a los burgaleses de cara a la doble cita de esta semana. El encuentro de la primera jornada de la fase por la permanencia, que tuvo que ser aplazado en hasta dos ocasiones, se disputará finalmente este miércoles 7 de abril a las 20.00 horas en el Palacio Municipal de los Deportes de Huesca ante un aforo limitado de espectadores.

El último triunfo del Tizona Universidad de Burgos no solo supuso un golpe de efecto al derrotar a uno de los equipos punteros del grupo, sino que también sacó a la luz la mejoría en el juego defensivo y el rebote del conjunto burgalés. Al gran trabajo colectivo de hombres como Ayoze Alonso o Mus Barro se sumó el acierto e intensidad de uno de los últimos en llegar, Ryan Nicholas, que suplió con creces las bajas en el puesto de cuatro. Los azulones supieron además resistir los embates de un gran rival que hizo todo lo posible por remontar la ventaja con la que llegaron al descanso. “Al final se trata de ganar, independientemente del rival. Para nosotros es importante ganar en casa, contra Lleida que es un gran equipo y de la forma en que se hizo, ya que es un refuerzo positivo para el grupo”, explica Riera.

FOTO: Javier García “JARCHA” BurgosDeporte.com

“Fue una muy buena parte a nivel colectivo, no solamente por la anotación, sino también por ser capaces dejar al rival por debajo de 20 puntos por cuarto en la primera parte. En la segunda, su talento, calidad y buen juego les hizo recortar distancias, pero, en esos malos momentos nuestros, fuimos capaces de superarnos y parar estas rachas del equipo contrario. Supimos evitar que nos empatara la anotación de Vecvagars y Carrera y siempre mantuvimos esa distancia que nos permitiera ir por delante sin sufrir. Vimos dónde estaban sus virtudes y, mediante la defensa, evitamos grandes parciales”, analiza el técnico catalán.

Lluís Riera no cree que su equipo vaya a rendir de forma diferente lejos de El Plantío: “Nos urgen las victorias, da igual si son en casa o no. Somos un equipo que también ha ganado fuera más de un partido y somos capaces de hacerlo otra vez”. Además, hace hincapié en la importancia de recuperar al grupo física y mentalmente de cara a los dos choques de esta próxima semana: “La LEB es una liga en la que se juegan pocos partidos y no estás acostumbrado a jugar entre semana. Estás acostumbrado a tener cuatro o cinco sesiones para preparar el partido. En esta ocasión hemos tenido una de recuperación y otra de puesta a punto antes del viaje. Al final el equipo se prepara más mentalmente y cognitivamente y no tanto en el tema físico en pista. Es importante recuperar y coger frescura”.

Al igual que en el partido previo, son duda tanto Kris Joseph, que arrastra unas molestias en la espalda desde el encuentro ante el Bàsquet Girona; como Ricardo Úriz, que no pudo enfrentarse al Força Lleida por una lesión en el tobillo. Los azulones tendrán enfrente al Levitec Huesca, otro habitual de la LEB Oro que, sin embargo, también lucha por eludir los puestos de peligro. Los oscenses son actualmente séptimos de grupo, con cuatro victorias, una más que el Tizona. Tras la primera fase quedaron encuadrados en el grupo por la permanencia, siendo su triunfo más reciente el logrado ante el Força Lleida al cierre de dicha ronda inicial. Tras ello, comenzaron la segunda parte de la temporada con derrota en Melilla, pero la peor noticia llegó en forma de parón deportivo.

El equipo de Óscar Lata se confinó tras sufrir hasta cuatro casos positivos por COVID-19. Esto supuso el aplazamiento de sus siguientes partidos, incluido este, que debía haberse jugado hace una semana. El pasado jueves los oscenses volvieron de forma progresiva a la dinámica de entrenamientos una vez superada la enfermedad. El Levitec Huesca recuperará también este viernes otro de sus duelos aplazados ante el Cáceres Patrimonio de la Humanidad. “Ellos saben a lo que juegan y solo deben recuperarlos físicamente. Ha sido un parón de quince días y creo que les afectará poco. No cuento con que les falte ningún jugador, por lo que no condicionará tanto la situación. Nosotros nos hemos enfrentado a equipos que habían tenido parón y hemos perdido. No hay razón para pensar que van a salir con menos ritmo por ello”.

Tizona- Palencia

Uno de los referentes del equipo rival, pese a su corta edad, tan solo 23 años, es el barcelonés Ramón Vila. El pívot regresaba esta temporada a España tras aventurarse en 2016 en la NCAA estadounidense y está reflejando con creces los conocimientos adquiridos en esa etapa. Es el segundo máximo anotador de su equipo, promediando 13 puntos, 6 rebotes y 16 créditos de valoración por partido. Junto a él, en la pintura, los oscenses apuestan por más juventud, encarnada en la figura de Ignacio Rosa o del jamaicano Will Butler. A ellos se suma uno de los refuerzos invernales, como es el norteamericano Mike Moore, llegado procedente de la liga griega. En el puesto de  tres se encuentra otro de sus jugadores más destacados, Jorge Lafuente. El alero regresaba a casa tras varias campañas en LEB Plata y está demostrando un buen juego colectivo.

La rotación la completan Ander Urdiain y Luis Parejo, quien recalaba esta temporada en el club tras siete años en Cáceres. Otro jugador a vigilar en el perímetro, como demuestran sus 12 puntos por partido, es el venezolano Cubillán, que ha tomado los mandos del equipo en su primera experiencia en el baloncesto español. El juego de creación queda cubierto también por otros dos jóvenes llegados al equipo este año, como son el argentino Corvalán y el canadiense Mackenzie. “La entrada de Óscar Lata y alguna incorporación que han hecho en los últimos meses ha ordenado un poco al equipo. Es un grupo bien entrenado, que sabe a lo que juega. Tiene gente joven con mucha energía y el objetivo del partido es equilibrar esa fuerza con la nuestra y competir de tú a tú en su campo”.