El conjunto de Peñarroya ofreció un digno encuentro ante un rival superior.

McFadden deja sin espacio a su rival .- Foto: JARCHA/BURGOSDEPORTE

32 puntos llevaba anotados el Barcelona al descanso. En los ocho primeros minutos del tercer cuarto anotó 33. Ahí estuvo la clave del encuentro de hoy. Los burgaleses plantaron cara al cuadro azulgrana hasta el descanso en un partido nada brillante de ambos equipos, pero donde los locales aguantaron la fuerte intensidad defensiva de los de Jasikevicius. Sin embargo se vio a un equipo algo mermado físicamente, pues se notó la ausencia de Rabaseda y la vuelta de un Cook que hasta el último cuarto no se encontró cómodo en el encuentro. Eso lo acusaron los de Peñarroya tras el descanso, donde el Barça metió una marcha más al partido, y con un gran Mirotic, el mejor del partido con 21 puntos y 24 de valoración, y con Kuric, máximo anotador con 24 puntos, desarbolaron al cuadro burgalés que no fue capaz de pelear por el triunfo. Destacaron en los de Peñarroya Renfroe, con 13 puntos y 16 de valoración, y Rivero, con 9 puntos y 13 de valoración.

Entrada de Renfroe a canasta .- Foto: JARCHA/BURGOSDEPORTE

La fuerte defensa azulgrana en el arranque del partido, junto con algún desajuste defensivo local permitía a los visitantes lograr ventaja en el arranque del partido (2-7). Mejoraban los de Peñarroya en el rebote, y con la salida de Sakho a pista y bajo la batuta de Renfroe lograban un parcial de 11-0 para poner el marcador favorable (13-7). Jasikevicius movía también el banquillo, y aprovechaban los tiros libres que concedían los locales para lograr igualar el encuentro (13-13), aunque un error en defensa permitía a Salash dejar a los suyos por delante al finalizar el cuarto (15-13).

En el inicio del segundo parcial, las pérdidas de balón penalizaban a ambos equipos, aunque lo aprovechaban mejor los visitantes que igualaban el marcador (17-17), pero que encontraban dificultades en ataque. Los burgaleses, por el contrario, mostraban las garras desde el juego exterior y el dominio de Kravic en la pintura para, al igual que en el primer cuarto, lograr un parcial de 11-0 y abrir distancias (28-17). Sin embargo, las pérdidas de balón en los de Peñarroya daban aire a un Barcelona que en un abrir y cerrar de ojos se metía de lleno en partido con un parcial de 0-7 (28-24). Sufrían los burgaleses con la férrea defensa de un cuadro catalán que daba la vuelta al marcador tras un triple de Oriola (30-32), pero encontraba en dos tiros libres anotados por Rivero la forma de llegar al descanso con el marcador igualado (32-32).

Omar Cook con la posesión de balón .- Foto: JARCHA/BURGOSDEPORTE

Tras el descanso, salieron los de Jasikevicius con ganas de resolver cuanto antes el encuentro. Con un gran acierto desde el triple se despegaban en el marcador (35-40), mientras que los burgaleses no bajaban los brazos y desde el propio triple se acercaban a los azulgranas (43-44), pero estos, con Mirotic dominando todas las facetas del juego y con el acierto de un Kuric en estado de gracia, endosaban un parcial de 0-11 que les permitía abrir brecha en el marcador (43-55). Rivero cortaba el parcial con dos puntos, pero cuatro consecutivos de Mirotic llevaban la desventaja local hasta los 14 puntos (45-59). No encontraban situaciones de ataque los burgaleses, y la acumulación de faltas en ambos equipos permitían a los azulgranas impedir cualquier acercamiento en el marcador para cerrar el cuarto con quince puntos de renta (52-67).

Vitor Benite protege el balón .- Foto: JARCHA/BURGOSDEPORTE

El último cuarto arrancó con un triple de Cook, que rápidamente encontraba respuesta en un Barça que ampliaba la renta hasta los 16 puntos (57-73). Mostraban ambos equipos sus dotes en el juego exterior prácticamente para ir sumando de tres en tres, pero los burgaleses apenas lograban recortar distancias (67-79). Las continuas protestas de Jasikevicius le costaban su segunda técnica. Para entonces, de nuevo ya con los dos equipos en bonus, comenzaban de nuevo el recital de tiros libres, y de nuevo aparecía Mirotic con dos triples seguidos para llevar la ventaja visitante hasta los 19 puntos (72-91) con dos minutos por disputar. Con los burgaleses ya desfondados, la nota positiva la ponía Queeley con un dos más uno en un partido que terminaba con la victoria visitante por 77-93.

A pesar de la derrota, los burgaleses se mantienen en la quinta plaza, antes de afrontar un doble compromiso entre semana ante Lenovo Tenerife, en martes en competición europea para dilucidar el primer puesto del grupo, el jueves en el Coliseum en el partido de Liga aplazado en su día.

Jasiel Rivero en acción junto al resto del equipo .- Foto: JARCHA/BURGOSDEPORTE

FICHA TÉCNICA

Hereda San Pablo Burgos: K. Queeley (3), D. Kravic (12), M. Salash (2), V. Benite (8), A. Barrera (0), M. Salvó (1), T. Mc Fadden (9), J. Rivero (9), J. Sakho (6), O. Cook (9), K. Horton (5) y A. Renfroe (13). Entrenador: Joan Peñarroya.

FC Barcelona: B. Davies (4), L. Westermann (2), A. Hanga (0), L. Bolmaro (0), R. Smits (7), P. Oriola (9), A. Abrines (7), C.Higgins (10), K. Kuric (24), V. Claver (0), N. Mirotic (21) y N. Calathes (9). Entrenador: Sarunas Jasikevicius.

Parciales: 15-13 / 17-19 / 20-35 / 25-26

Árbitros: Emilio Pérez, Rafael Serrano y Yasmina Alcaraz

Incidencias: Partido correspondiente a la 29ª jornada de la Liga Endesa, disputado en el Coliseum sin presencia de público.