(Fotografía: JARCHA)

Julián Calero fue protagonista en Onda Zamora en una entrevista concedida con el fin de analizar las sensaciones que dejaba en el técnico este primer enfrentamiento de la segunda fase.

Antes del inicio, presentación por todo lo alto del rival y posteriormente del técnico, al que se agradece su presencia en su día libre y que el técnico justifica con la necesidad de que también los entrenadores colaboren a fomentar información sobre la competición en estos tiempos de pandemia que ha sido la responsable de tanto tiempo de parón: “Es el momento de que todos tenemos que empujar en favor del fútbol, en favor de la vuelta a la normalidad, y en esto los entrenadores que tenemos esa responsabilidad de dar información o no, estemos al pie del cañón y ayudemos a todo el mundo a seguir funcionando”.

Treinta y nueve puntos son muchos y vienen a demostrar que se han hecho bien las cosas y que en esta segunda fase con uno o dos partidos ganados pueda ser suficiente para entrar en la fase de ascenso, dando esa sensación de poder afrontar esta fase con comodidad. Pero Calero respondió como que esta posible actitud sería un grave error en el que no desea caer, razonando que echar cuentas de los partidos que se necesitan supone empezar a ser un “perdedor”: “La gente y los equipos que hacen cosas importantes no echan cuentas antes de tiempo. Echan cuentas cuando ya han sucedido las cosas. Nosotros podemos echar cuentas de cómo ha sido la primera fase y en ésta hemos ido de menos a más, nos hemos rehecho de algunas circunstancias adversas en el que el equipo ha ido encontrándose más con la forma de jugar, la forma de entender el fútbol que tenemos y eso ha hecho que hayamos hecho lo que hemos hecho”.

Sobre la segunda fase, Calero se refería a la necesidad de encararla como se merece. En la fase están todos los equipos que han hecho las cosas muy bien, clasificados para la primera división federativa, cosa que va a generar una exigencia máxima entre ellos. Terminó Calero este bloque indicando que esta fase puede ser preciosa y debe ser encarada al 110%.

La entrevista incide sobre el rendimiento en esa primera fase en los partidos lejos del Plantío, haciendo hincapié en dos que no mantuvieron la línea como en Valladolid y en Luanco. Calero recuerda la derrota de Valladolid y la califica como una de las derrotas más injustas en su carrera deportiva y a pesar de las oportunidades y juego acabó en derrota porque el fútbol, a veces, no corresponde con los méritos que se hacen.

Afirma Calero el buen rendimiento del equipo tanto como local como visitante aunque reconoce que a veces logras más de lo que mereces y en otras cambian las tornas: “En general estamos satisfechos con el equipo por el tono que está dando pero ahora llega la segunda fase y vamos a ver si somos capaces de mantener ese tono que es lo que hacen los equipos que pretenden hacer cosas grandes”.

Sobre el desarrollo de la competición y la comparativa entre ambos grupos, Calero discrepa sobre la afirmación de que el “grupo coco” es en el que compitió el Zamora, afirmando que no era cierto. Calero enumeró los rivales del grupos en esa fase recordando a Numancia, recién descendido, Leonesa, Valladolid B, serios candidatos al ascenso; equipos como el Langreo generando muchas dificultades jugando como local; los dos filiales del Sporting y Oviedo,… Calero sugirió  no menospreciar ninguno de los grupos aludiendo a que en todos ha habido sorpresas y dificultades debido a la igualdad existente, finalizando con el recordatorio de que quienes se han quedado fuera ha sido debido a que otros han hecho muy bien las cosas.

Para terminar no podía faltar la valoración sobre el equipo del Zamora preguntando al entrenador blanquinegro si veía opciones para que los zamoranos estén en la fase de ascenso final. La respuesta de Calero fue rotunda: “Por supuesto…, por supuesto…, solo hace falta ver la clasificación. Está todo el mundo muy igualado y entre los seis equipos que vamos a enfrentarnos hay escasas diferencias. Es verdad que alguno hemos podido tener puntualmente más acierto y nos ha hecho escaparnos un poquito, pero yo creo que la igualdad, por lo menos en nuestro grupo cuando hemos hecho los partidos contra la Cultural, contra el Valladolid B, la igualdad ha sido tremenda y, por lo tanto, va a ver opciones absolutamente para todos. ¿De qué va a depender? Pues de lesiones, del COVID, de circunstancias puntuales que no podemos controlar los entrenadores”.

Directamente, al Zamora, Julián le ha considerado como un equipo responsable, con un buen juego, mostrando mucha consistencia, haciendo muchas cosas bien, formado con un alto número de jugadores que venían de la tercera división y teniendo mucho mérito en lo mostrado en la temporada.