(Fotografía: Sala de Esgrima de Burgos)

El tirador de la Sala de Esgrima de Burgos, Álvaro Ibáñez, se ha desplazado a la ciudad rusa de Kazan para disputar la última prueba puntuable para los Juegos Olímpicos de Tokio. Esta copa del mundo quedó aplazada antes de la pandemia y será la competición que clasifica finalmente los esgrimistas de todo el mundo que participarán en los Juegos en verano.

El burgalés actualmente se encuentra lejos de la clasificación directa, pero una posible medalla podría poner al del SAES-BU cerca de esta clasificación o con la posibilidad de participar en el torneo preolímpico que se disputa en Madrid en abril y que solo un tirador por país no clasificado puede participar, el ganador de este continental también ganaría la plaza.

Álvaro se encuentra ya en Kazan, el sábado y domingo se disputará la prueba individual y el lunes la de equipos donde representará una vez más a España. Rusia, Italia, Japón, Corea ya tienen ganada su plaza por la modalidad de equipos.

España peleará por conseguir una buena posición con el objetivo de sumar puntos al ranking mundial ya que en equipos es muy complicado que pueda ocupar una de las plazas olímpicas.

Durante estos días, el burgalés entrenará junto a sus compañeros en el Centro de Alto Rendimiento de la ciudad rusa.