El técnico del UBU San Pablo anima a sus jugadores a ir a por todas en la fase de ascenso a la máxima categoría del balonmano español.

Nacho González dirigiendo al equipo.- Foto: Jarcha/Burgosdeporte

Balance positivo sobre lo que acaba de terminar y mirada ambiciosa hacia lo que está por venir. Así se resume el análisis que hace el técnico del UBU San Pablo, Nacho González, en este impás de dos semanas antes de que comience la fase de ascenso a liga Asobal.

EL SUEÑO DE ASOBAL ES POSIBLE

«Tenemos que estar satisfechos con lo que hemos conseguido», ensalza González. El entrenador cidiano enumera los logros de su equipo en su primer año en la segunda categoría del balonmano nacional, empezando por «estar un año más en la categoría de División de Honor Plata», lo que constituye el «primer objetivo cumplido». Pero no solo eso, los rojinegros han logrado estar en disposición de «luchar por el ascenso» y, como remarca el preparador, «estar en una posibilidad real de conseguirlo», lo que se debe, en gran medida «a quedar segundos de grupo y a los puntos que se han sacado», en referencia a los ocho puntos con los que partirá el bloque burgalés en la próxima fase. A partir de ahí, «el ascenso a Asobal sería el sueño», apunta.

DOS SEMANAS PARA PREPARARSE

Serán dos semanas las que pare la competición hasta que se inicie la fase de ascenso. Un parón que, si bien corta la progresión del equipo burgalés, también sirve para recuperar físicamente a jugadores que se encontraban tocados y para revisar aspectos del juego que se pueden mejorar. Además, hay tres partidos aplazados que se deben disputar en los próximos días, por lo que aún se desconoce el calendario del nuevo grupo.

Nacho González con su plamntilla.- Foto: Jarcha/Burgosdeporte

RIVALES

Lo que sí se conoce son los rivales. «Hay muchos equipos que llevan muchos años intentando el ascenso», explica González sobre los nuevos contrincantes a los que se tendrá que enfrentar. «Hay proyectos como el de Antequera o como Torrelavega que son muy serios y que llevan años haciendo buenos equipos», detalla. También se encuentran «Ciudad Real, una ciudad con muchísima tradición de balonmano» y «Córdoba, otra ciudad con muchísima tradición y muchísima cantera». Por último, está también «Alcobendas», del que se puede decir «lo mismo» que del resto de clubes del grupo. «Estamos hablando de equipos que, prácticamente todos, tienen pasado Asobal», recuerda el vallisoletano, y que cuentan, además, con «jugadores de mucho nivel».

SIN MIEDO A NADA

Por lo tanto, «esto cada vez se va poniendo más complicado y más bonito», según el técnico, quien pide a sus pupilos que miren este nuevo reto con hambre de victoria y sin amilanarse. «Les digo a los jugadores que nuestra primera vuelta nos ha colocado aquí, en posición de enfrentarnos a estos equipos tan buenos, tan duros y que no tenemos que tener miedo para nada», cuenta. Sin salirse de su mantra, Nacho González recuerda a sus jugadores las claves para afrontar este momento: «Tenemos que tener respeto y tenemos que seguir trabajando, seguir mejorando diariamente e intentar competir cada día».