(Fotografía: JARCHA)

El equipo burgalés se mide a un Discilín Balonmán Lalín que apura sus opciones de entrar entre los cinco primeros clasificados para acceder al grupo del ascenso

El UBU San Pablo Burgos viaja a Pontevedra con los deberes hechos para enfrentarse este sábado a las 19:00 horas a un rival que, de ganar, podría encaramarse in-extremis al último puesto que da acceso al grupo que luchará por el ascenso.

La División de Honor Plata no ofrece ni un solo segundo de relajación. Con el pasaje conseguido para el grupo de ascenso y con una cuenta de puntos casi inamovible de cara a la siguiente fase, el cuadro cidiano se mide en la última jornada a un equipo que necesita ganar y confiar en la derrota de Alicante para poder coger el último billete a la zona noble de la tabla. No obstante, superado este fin de semana, quedarán dos encuentros en liza, aplazados de la jornada 13, que se disputarán el próximo día 6 y que aún podrían alterar la clasificación.

En medio de este río revuelto, el conjunto burgalés, con su salvavidas a buen recaudo, quiere seguir nadando en la dirección correcta y, por ello, viaja a Galicia buscando una nueva victoria pero, sobre todo, una nueva oportunidad de crecimiento en el juego colectivo. Los rojinegros saben que en esta categoría se pagan caras las desconexiones en la pista y los excesos de relajación y es un error que no quieren volver a cometer.

Enfrente, tendrá a un equipo que en las últimas jornadas se ha mostrado irregular pero que ha demostrado un potencial y una capacidad infinita de lucha que le llevó a rescatar un empate contra Novás a tiempo cumplido hace cinco semanas.

El técnico cidiano, Nacho González, tiene claro que «cada día el objetivo es mejorar y hacer buenos partidos». «Queremos ir allí a ganar», subraya el preparador. En lo que se refiere a la lucha por obtener puntos de cara a la siguiente fase, González aclara que, actualmente, para el conjunto burgalés «es difícil que cambie» la suma acumulada, si bien «hay tres equipos aún en la pelea por ese quinto puesto» y en caso de pasar uno u otro el cuadro rojinegro «pasaría con distintos puntos, pero no con menos de que hay ahora».

De cara al enfrentamiento del sábado, el vallisoletano aclara: «Nosotros tenemos que salir a hacer un buen partido, seguir siendo serios y seguir mejorando». «Creo que es positivo jugar este último encuentro de la primera fase contra un equipo que se la está jugando porque nos va a obligar a tener que hacer mejor partido», apunta. En lo que se refiere al rival, el entrenador del UBU San Pablo recuerda que «es un equipo que mantiene mucho el bloque del año pasado en Primera Nacional».

Lalín «tiene jugadores veteranos, por ejemplo, los dos zurdos, que ya han jugado en la categoría, incluso en Asobal», destaca. «El entrenador es Pablo Cacheda, al que le gusta un balonmano bastante rápido», explica. «A ellos, les gustan mucho, también, las segundas y terceras oleadas, por lo que se va a ver un partido en el que los dos equipos vamos a querer correr», añade.