(Fotografía: Servigest Burgos)

Victoria histórica de un Servigest Burgos que completó un partido casi perfecto frente a un Ilunion que dominó en el marcador prácticamente todo el partido, pero se vio superado por el acierto y la fe de los burgaleses en los últimos compases del encuentro. Es lo que tiene el deporte, que las victorias no se deciden en una hoja de Excel en la que se escriba el salario de los jugadores o sus logros anteriores, sino que un montón de variables pueden hacer que, en ocasiones, se den sorpresas de tal calibre como la acontecida en el Talamillo.

A veces David vence a Goliat, y un modesto Servigest Burgos supo jugar sus bazas  de la mejor manera posible y vencer en la prórroga a un Ilunion al que esta derrota le hace muchísimo daño, ya que de este modo queda prácticamente descartado de la lucha por el título de liga.

El partido comenzó de una manera trepidante. Ilunion presionaba prácticamente a toda pista, pero Servigest sabía salir con soltura y llegaba al aro con facilidad. A pesar de los errores bajo el aro de Fryer, entre los tiros exteriores de Filipski y los contraataques de Macek, Burgos se puso dos arriba a los cuatro minutos y el entrenador visitante decidió pedir un tiempo muerto porque no le gustaba lo que estaba viendo.

Este toque de atención a sus chicos surtió efecto, y aunque los locales todavía aguantaron un par de minutos a la vera de los madrileños, Ilunion fue poco a poco, amparado en el dominio de Latham en ambos aros y los tiros exteriores de Williams y Warburton, distanciándose en el marcador e imponiendo su ley. El  12 a 23 que mostraba el marcador al final de los primeros diez minutos parecía mostrar que el encuentro se encaminaba al desenlace previsible.

El siguiente cuarto lo comenzaron los burgaleses con dos canastas de contraataque de Macek, pero los tiradores madrileños seguían haciendo su función perfectamente, especialmente un Williams que cuajó un partido excepcional. El patrón se repetía en varias ocasiones, canasta de Macek, respuesta de Williams. Avanzaba el cuarto e Ilunion seguía dominando con solvencia por 20 a 30, pero dos triples de Filipski casi consecutivos llevaron los nervios al bando madrileño.

Arredondo anotó otro tiro exterior y completó un parcial local de 8 a 0, aunque Williams y Latham de nuevo tranquilizaron a los madrileños, 28 a 34. Cinco puntos consecutivos de Filipski volvieron a poner a Burgos a uno con segundos para jugarse antes del descanso. Un nuevo tiro exterior de Williams cerraba la primera parte y el 33 a 36 dejaba a las claras la igualdad que se estaba viendo sobre la pista en el Talamillo.

Tras el descanso parecía que los madrileños salían con la lección bien aprendida, ya que rápidamente se situaron 33 a 40, pero el tercer cuarto discurrió casi todo él con los locales peleando por acercarse pero los visitantes manteniendo entre tres y cinco puntos de diferencia. Qué Filipski anotaba el 37 a 40, Williams respondía con el 37 a 42 en el minuto veintitrés. Que Fryer anotaba dos tiros libres y acercaba a su equipo 41 a 44, Latham ponía el 41 a 46 a mediados del tercer cuarto. Que Bonner anotaba una canasta para el 43 a 46, de nuevo Latham ponía el 43 a 48 y los cinco puntos de diferencia a favor de Ilunion. Pero en los dos últimos minutos de este cuarto  Filipski volvió a entrar en ebullición y los burgaleses, apoyados en sus puntos y una fuerte defensa liderada por un inmenso Arredondo, lograron empatar a 50, aunque entraron en los últimos diez minutos perdiendo por dos merced a una canasta de Zarzuela.

Empezó el último cuarto con intercambio de canastas, 55 a 56 a falta de ocho minutos, pero ahí Ilunion consiguió un parcial de 0 a 8 que parecía dar al traste con  las opciones burgalesas. Williams seguía mostrándose imparable y sus puntos eran oro puro para los visitantes en esos momentos. Quedaban menos de seis minutos y a los locales no les quedaba otra que tirar de la épica. Y vaya si lo hicieron.  Y eso que dos minutos después todavía el marcador mostraba un 59 a 68 que parecía mostrar que el partido ya tenía dueño.

Ahí apareció Fryer con cinco rápidos puntos  que fueron respondidos por una canasta de Latham, 64 a 71, a falta de dos minutos y medio. Un espectacular triple de Filipski hizo creer a los suyos en la posibilidad de victoria, y aunque  Latham anotó de nuevo y ponía el 67 a 73 a falta de minuto y cuarenta segundos, Filipski, Arredondo y Filipski de nuevo conseguían sendas canastas que empataban el partido a falta de solo trece segundos. El balón, que en los últimos ataque parecía que quemaba en las manos de los jugadores madrileños, le llegó a Williams que anotó una canasta que parecía definitiva, 73 a 75 y cinco segundos por jugarse. Pero tras el tiempo muerto de Rodrigo Escudero el balón le llegó a Filipski que anotó un tiro a tablero que llevaba el partido a la prórroga.

La prórroga comenzó con ventaja madrileña, 75 a 79 tras cuatro puntos de Bywater, pero los burgaleses aprovecharon las dudas visitantes para volver a empatar. Se entró en los dos últimos minutos con una canasta Bonner que ponía por primera vez en todo el partido a los locales por delante, 81 a 79. Y aunque a solo cuarenta segundos del final Latham igualaba el encuentro, los burgaleses jugaron mejor sus últimas opciones y se llevaron el gato al agua.

Al finalizar el partido, un exultante Rodrigo Escudero alababa el trabajo de todo el equipo durante la semana, y consideraba que gracias a la concentración mantenida, al trabajo defensivo y a la fe con la que se compitió se pudo vencer a un grandísimo equipo como es Ilunion. El siguiente partido para los burgaleses será en Valladolid el próximo domingo frente Fundación Aliados.

Ficha técnica

SERVIGEST BURGOS 84: Filipski (44), Fryer (11), Arredondo (9), Bonner (6)  y Macek (14)  -cinco inicial-  Hélder (-), Domingos (-), Abdoul (-),  Siaurusaitis (-) y  Alvaro (-).

ILUNION 81: Zarzuela (4), Diallo (-), Latham (26), Warbarton (6) y Williams (35) –cinco inicial- Bywater (10),   Lavandeira (-), Revuelta  (-), Stix (-), Conde (-) y Ubri (-).

Parciales: 12-23; 21-13 (33-36); 17-16 (50-52); 25-23 (75-75); 9-6 (84-81).

Árbitros: Tejido, Hernández y Labajo. Señalaron 19 faltas a los locales y 19 a los visitantes. Sin eliminados.