El Real Burgos mantiene vivas sus aspiraciones tras vencer al Real Ávila.

Once inicial del Real Burgos frente al Real Ávila .- Foto: @RealBurgosCFSAD

El Real Burgos consigue su primera victoria del año tras vencer por 2-1 al Real Ávila, en un encuentro en el que los rojipardillos supieron mantener bien los tiempos y pronto se impusieron en el marcador con dos goles en los primeros 20 minutos. Antes del descanso, el cuadro abulense recortó distancias, pero finalmente en la segunda mitad el resultado no varió y el partido concluyó con victoria burgalesa. Un triunfo importantísimo que permite soñar al equipo de Dani Santos, a cuatro puntos de los puestos de permanencia y con cinco jornadas por disputar.

El partido comenzó con un Real Burgos bien asentado sobre el césped, consciente de la necesidad de sumar ante un rival de la zona alta que iba poner las cosas difíciles. El ritmo frenético de los burgaleses se vio reflejado en el marcador a los 13 minutos, cuando Pantera se desmarcaba y recogía un buen pase de su compañero René, anotando el primer gol de la mañana.

Con el 1-0 a favor, el conjunto rojipardillo no se amedrentó y tuvo el control del partido, sin ocasiones claras pero manteniendo el balón en su dominio. A los 20 minutos, Diego se encargó de dar el segundo zarpazo de los burgaleses tras superar a su defensor y batir al guardameta desde el área pequeña.  

Tras el segundo gol, al Real Ávila le entraron las prisas, viéndose superado por un rival de la parte baja que llevaba sin ganar cerca de dos meses. Los abulenses adelantaron sus líneas, aunque esto no se reflejó en un buen juego ni en buenas oportunidades. Pese a ello, el cuadro visitante recortó distancias tras un fallo de comunicación entre la defensa burgalesa y su portero, que dejaron el balón a merced de Rubiato para establecer el 2-1 pasada la media hora.

El partido se fue al descanso con victoria por la mínima de un Real Burgos que fue superior en juego y posesión ante un conjunto abulense que aprovechó sus escasos acercamientos al área.

Tras la reanudación, fueron los visitantes los que tuvieron la posesión de balón frente a un Real Burgos que buscaba contemporizar los minutos y disponer de alguna ocasión al contragolpe para sentenciar el partido.  

El resultado era muy ajustado y el más mínimo error podía alterar el marcador. El Real Ávila sacó a nuevos jugadores de refresco y sumo hombres a la delantera en busca del gol. Lo intentó mediante centros al corazón del área, saques de esquina y otras jugadas a balón parado, pero el equipo de José María Hernández estuvo negado de cara a portería.

En los minutos finales, la situación se intensificó en el terreno de juego, con faltas a destiempo fruto de los nervios, que derivó en sucesivas faltas y alguna tarjeta amarilla para ambos equipos.

Finalmente, el Real Burgos supo mantener el resultado a favor y consigue de esta manera un importante triunfo que les acerca hacia la permanencia, marcada por el Mirandés B. El próximo partido para los burgaleses se disputará fuera de casa frente al Colegios Diocesanos, este miércoles a las 18.00 h.