ferroplas

(Fotografía: Balonmano Burgos)

El equipo burgalés recibe al Horneo Sporting Alicante, equipo por el que se vio superado en la ida y al que espera devolver para lograr dos puntos vitales de cara a la segunda fase

El UBU San Pablo Burgos mira hacia adelante y, tras una dura derrota la semana pasada contra el Barça B (24-28), se prepara para recibir a un difícil Sporting Alicante este sábado 20, a las 19:00 horas, en El Plantío. El choque, que se disputará de nuevo a puerta cerrada, cambia su día y hora habituales debido al horario unificado que marca la Federación Española para las dos últimas jornadas de la primera fase.

Quedan solo dos partidos del primer tramo de la liga y obtener el máximo de puntos para arrastrar al grupo que luchará por el ascenso. Así, el encuentro ante el bloque alicantino este sábado se presume como una de las últimas oportunidades del conjunto castellano de aumentar esa cuenta de puntos. No será tarea fácil superar a los hombres dirigidos por Óscar Gutiérrez, quienes superaron a los cidianos en el encuentro de ida por 33-27. Fue justo después de que los rojinegros pasaran por tres semanas de confinamiento y de que seis miembros del equipo superaran el coronavirus. El duelo de vuelta, por tanto, se presume distinto al de la jornada 8, con un UBU San Pablo que, si bien cayó derrotado la semana pasada, se encuentra en un gran momento de forma.

El rival de los castellanos para esta jornada 17 es otro de los ‘equipos revelación’ de la categoría. El conjunto de la Costa Blanca se encuentra, actualmente, en la cuarta posición del Grupo A con 16 puntos y, al igual que el bloque cidiano, aspira obtener la mayor renta posible para la siguiente fase, si bien acumulan una pequeña racha negativa en la cual han obtenido solo dos victorias en los últimos cinco partidos.

Un bache que no resta un ápice de peligro a un equipo que cuenta con hombres experimentados en la División de Honor Plata e importantes realizadores como Enrique Moreno o Francisco Llopis. Los alicantinos desarrollan, además, un ritmo de juego distinto al de los cidianos, por lo que la contienda será un nuevo choque de estilos en el que, aquel que imponga el suyo, se llevará muy probablemente los dos puntos.

El técnico cidiano, Nacho González, reconoce que su próximo rival no solo les ganó en la ida por su falta de forma física y «la realidad es que ellos luego han ido dando muestras de ser un muy buen equipo», subraya. El preparador define al Sporting Alicante como «un equipo con muchos recursos y con mucha experiencia». «En aquel momento, estaban un poquito más abajo, pero luego han sido capaces de ganar en Novás, empatar al Barça…», apunta. «Estamos hablando de un equipo que ha ido creciendo en la categoría y que, probablemente, tenga un perfil de jugadores con más experiencia que los nuestros», explica el vallisoletano. «Están haciendo una buena temporada», añade.

En lo que se refiere a los puntos, «están muy lejos de nosotros», recuerda González, «pero con los equipos de arriba han obtenido buenos resultados, lo que habla a las claras de su potencial», incide. El entrenador insiste en que en el partido de la primera vuelta «ganaron muy justamente», aunque coincidió que para el equipo rojinegro fue justo después de pasar el Covid. «Ellos fueron mejores, llevaron el peso del partido, llevaron el ritmo y supieron controlarlo en todo momento», recuerda. De cara al encuentro del sábado, González tiene claro cómo afrontar el duelo: «Debemos seguir en la línea de trabajo, seguir creciendo e intentar imponer nuestro ritmo, que es algo que siempre buscamos con equipos más veteranos que nosotros», completa.

ferroplas