Julián Calero, técnico del Burgos CF.- Foto: Burgosdeporte/Jarcha

El técnico del Burgos CF, Julián Calero, valoraba el importante triunfo a domicilio frente al Langreo y el esfuerzo de sus jugadores en un campo muy complicado: “No puedo pedir más al trabajo del equipo. Han luchado mucho en un campo pequeño, en un césped artificial donde el bote es muy distinto al que estamos acostumbrados y ante un equipo muy trabajado que nos ha marcado en la primera jugada del partido y nos ha hecho mucho daño”.

Sobre esto último, el entrenador destaca el complicado comienzo de partido tras el gol encajado a los cinco minutos: “El gol en contra ha fortalecido aun más la defensa del Langreo. La clave ha estado en no precipitarnos y tener la calma y paciencia necesaria para empatar el partido. A partir de ese momento, el encuentro ha cambiado”.

En la segunda mitad con el 1-2 a favor, Julián Calero explicaba el sistema de juego para frenar a la zaga asturiana: “La idea era equilibrar el centro del campo con la salida de Miki Muñoz, para tener mayor circulación de balón e incluso alguna posibilidad de contrataque para sentenciar el partido. En líneas generales, ha sido un choque muy igualado que finalmente ha caído a nuestro favor”.

El técnico del Burgos asegura que “este resultado va a fortalecer la moral de los jugadores tras estas dos últimas victorias fuera de El Plantío, algo muy complicado en la Segunda B. Sin embargo, en esta categoría no podemos relajarnos, sino mantener la concentración en cada partido y ser constantes. Solo así llegarán los buenos resultados”.