Epi dirigiendo al Breogán en la Final.- FEB

El técnico burgalés, Diego Epifanio “Epi”, se ha proclamado campeón con el Leche Río Breogán de la Copa Princesa, tras ganar el conjunto gallego al HLA Alicante por 85-74.

Para el Leche Río Breogán supone la tercera Copa Princesa de su historia tras las cosechadas en 2008 y 2018.

El duelo por el primer título de la temporada empezó con un taponazo de Kacinas y tres ataques improductivos de Alicante. Los dos equipos estaban ansiosos y se resintieron sus porcentajes de acierto hasta que las muñecas comenzaron a responder.

Los visitantes se fueron cinco arriba a los cinco minutos, pero el Breogán les igualó en cuestión de segundos con un triple de Soluade y una canasta de dos de Kacinas (9-9, m.6).

Epi en la Final de Copa.- Foto: FEB

A base de triples, dos consecutivos de los lucenses y otro de Pitts para los de la Comunidad Valenciana, se mantuvo la igualad (17-17, m.9), que se rompió en los últimos segundos del primer cuarto.

Ni el debut fugaz (16 segundos) de Noah Allen, último fichaje de los alicantinos, contuvo al Breogán en esos momentos de inspiración. Eso le permitió cerrar el periodo con un triple de Iván Cruz para lograr la máxima diferencia hasta entonces (24-18).

Alicante se mantuvo enganchado al partido, aunque a remolque. Se acercó a dos (31-29, m.16), pero Breogán volvió a poner una marcha más que certificó Soluade desde 6,75 para situar a los lucenses siete arriba (36-29, m.17).

Una gran defensa de los alicantinos frenó a Breogán, pero le faltó lucidez en ataque. El segundo cuarto finalizó en tablas parciales y al ecuador de partido se llegó con seis puntos de renta para los locales (39-33). La diferencia principal hasta entonces estaba en el perímetro, con 6 triples de 15 en el Breogán y 2 de 13 en el Lucentum.

Los de Pedro Rivero apretaron tras el descanso (41-39, m.22), pero les siguió fallando el tiro exterior hasta que Llompart asumió el liderazgo. Cinco puntos consecutivos suyos y la aportación de Urtasun apretaron de nuevo el marcador (54-53, m.29) y confirmaron después la remontada (54-55) con el trabajo defensivo de Ortega antes del cuarto decisivo.

El Breogán notó la presión y los nervios le atenazaron en los mejores minutos de Alicante. Con un 0-12 (0-5 en el inicio del último periodo), Ortega enchufado, un triple de Gjuroski y libres de Llompart, el conjunto valenciano se puso diez arriba, su máxima diferencia (57-67, m.34).

Epi recibiendo la Copa Princesa.- Foto: FEB

Cuando Alicante tenía todo de cara, los de Diego Epifanio despertaron con un triple de Kacinas. Con un equipo físico en pista, le endosaron un parcial de 12-1 a su rival y le dieron la vuelta a la final (69-68, m.39).

Los dos equipos entraron en bonus en el último minuto y medio y la tensión se apoderó de ambos. Bergstedt empató con un tiro libre, Larsen falló un lanzamiento fácil y Alicante tuvo la última posesión para ganar, pero Llompart erró su tiro en suspensión y el partido se fue a la prórroga.

En ese tiempo extra, el Breogán cogió impulso con un 2+1 y un taponazo, Larsen recuperó el acierto anotador y los lucenses rompieron el partido definitivamente.