Declaraciones del presidente del Burgos Promesas, Pepe Manzanedo, a los informativos de TVE en Castilla y León.

José Luis Fernández Manzanedo.- Foto: Burgosdeporte

El presidente del Burgos Club de Fútbol Promesas, José Luis Fernández Manzanedo, en declaraciones a TVE en Castilla y León, explicó las causas de la ruptura de relaciones con el Burgos CF y lamentó las sensaciones que vive y los peligros que acechan al club que preside, después de muchos años de esfuerzo y sacrificio.

“SE HA PUESTO EN PELIGRO 20 AÑOS DE TRABAJO”

Fernández Manzanedo reconoce que la falta de liquidez en la tesorería del Burgos, le deja al Promesas en una situación muy delicada: “El problema principal es que no hay dinero. Es un proyecto muy bonito, es un proyecto ambicioso, pero este tipo de proyectos necesitan dinero y en efectivo, y ahora mismo en el Burgos CF hay una crisis muy grande de liquidez, que nos está perjudicando, no solamente al primer equipo sino también muy seriamente al Promesas, con el agravante de que puede llegar a que nosotros, después de 20 años de trabajo, como hormiguitas, tras haberlo dado todo en la vida por hacer una ciudad deportiva, que es una maravilla, después de haberla pagado y haberla mantenido y la seguimos manteniendo, pues que se pueda venir todo al traste por la mala cabeza de una persona que no ha cumplido los compromisos que tiene adquiridos”.

Un momento de la entrevista de Manzanedo con TVE.- Foto: Burgosdeporte

“ES DIFÍCIL QUE ALGUIEN CEDA SUS HORAS AL BURGOS CF”

Manzanedo también abordó algunos comentarios surgidos sobre la posibilidad de que el Ayuntamiento de Burgos o la Junta Vecinal de Castañares le puedan pedir que ceda parte de las horas que les corresponden, al Burgos CF, para sus entrenamientos en las instalaciones, algo que no se ha planteado porque lo considera inviable: “Es verdad que el Ayuntamiento de Burgos y la Junta vecinal de Castañares tienen la posibilidad de utilizar un 25 por ciento de las horas en nuestras instalaciones, pero siempre para actuaciones específicas, no para dárselas a un equipo o a una empresa en particular, y además ese tiempo lo tenemos totalmente ocupado solo con los equipos que vienen aquí a jugar, tanto de Burgos capital como de la provincia, por lo tanto sería muy difícil que nos obligasen a dárselas al Burgos CF, que ahora una empresa privada”.

“UNA GRAN DECEPCIÓN”

El presidente del Burgos Promesas reconoce que se siente totalmente decepcionado con lo que está sucediendo y que nunca supuso que podía pasar, pero deja muy claras las cosas de cara a una posible vuelta del Burgos CF a Castañares: “Ha supuesto una decepción competa para todos nosotros, porque confiábamos y seguimos confiando en que el convenio que hemos firmado es muy interesante tanto para el Promesas como para la ciudad de Burgos, pero en los convenios hay dos partes y cuando una no cumple todo se puede venir abajo, de todas formas no hemos roto el convenio de filialidad y simplemente estamos diciendo que si el Burgos Cf quiere volver a entrenar aquí, tiene que pagar lo que debe, no hay otra alternativa”.