Fundación Caja Círculo

(Fotografía: Club Ciclista Arandino)

Finalizó 2020 con actividad incesante de los equipos arandinos y así ha comenzado 2021. Conscientes de la situación derivada de la pandemia y tomando todas las precauciones (de hecho, el Club Ciclista Arandino elaboró un detallado protocolo al retomar sus actividades complementario al de las Federaciones), los equipos mantuvieron en Navidad y en el arranque del 2021 sus entrenamientos.

Un deporte privilegiado ahora mismo y en el que las condiciones para su práctica -íntegra al aire libre- ayudan a mantener las condiciones de seguridad requeridas. Pese a todo, ya han superado la decena de entrenamientos conjuntos, respetando siempre las restricciones establecidas.

Filomena se aproximaba y el frío ya se dejaba sentir. Tras visitar Cantimpalos el 20 de diciembre, siguió Valladolid el día 27: jornada casi íntegra bajo cero, con ruta en bicicleta, comida y senderismo. Después, no tardaron sendos conjuntos de la entidad decana del ciclismo ribereño en dar la bienvenida al 2021 pues el día 3 de enero realizaron un stage durante toda la jornada en la capital ribereña.

Las instalaciones de uno de sus patrocinadores, Recambios Callejo, fueron “centro de operaciones” durante la jornada. La jornada fue completa con una sesión de ejercicios de fuerza, buen calentamiento en rodillo, comida y ruta en bicicleta de 47km para cadetes y 81km para junior. Esta jornada, en ausencia de la Concentración por ahora pospuesta, sirvió para conocerse un poco mejor corredores y técnicos, en especial aquellos que esta temporada se integran en la estructura, muchos de ellos de Segovia y Valladolid procedentes de otros equipos.

El punto álgido de la borrasca anuló el entrenamiento del pasado fin de semana, pero este sábado 16 los cadetes del Bici Aranda y sus hermanos mayores del Recambios Callejo se citaron nuevamente en Aranda de Duero para completar una nueva sesión. Frío (la temperatura no alcanzó en ningún momento lo 0ºC, siendo la media de -3ºC y la sensación térmica aún menor), restos de nieve y hielo, y densa niebla continua en esta ocasión, condicionaron la ruta.

Pundonor y sacrificio sin duda de los corredores a lo largo de los 67km de cadetes y 128km de juveniles. Sin grandes dificultades orográficas, rodaron por los entornos de la villa arandina, discurriendo entre otros lugares por La Aguilera, Gumiel de Mercado, Anguix, Roa, Fresnillo de las Dueñas, Vadocondes, Quemada…

Hubo alguna baja por motivos personales o de enfermedad, pero la práctica totalidad de componentes estuvo presente. Vencieron al mal tiempo con ilusión y compañerismo, también con incertidumbre pues el bloque al completo no volverá a juntarse hasta que las limitaciones provinciales tengan fin una vez mejore la situación epidemiológica. Por ahora, toca seguir cumpliendo las medidas establecidas. La planificación no se detiene; se adecúa y el trabajo continúa con bloques separados por provincias tal como tienen previsto los técnicos del club.

Fundación Caja Círculo